En el foco Política y Sociedad Asia-Pacífico

Corea del Sur, el país en el que ya no nacen niños

Corea del Sur, el país en el que ya no nacen niños
El presidente Moon Jae-in rodeado de niños. Fuente: Gobierno de Corea del Sur

Las autoridades de Corea del Sur hacen frente a un nuevo mínimo histórico en la tasa de fertilidad. Además de fruto de las dificultades económicas que atraviesa el país, la cada vez menor disposición a tener hijos es reflejo de la insostenibilidad de la cultura empresarial surcoreana, la desigualdad de género y el cambio cultural de las generaciones más jóvenes. Ante la complejidad del problema, el Gobierno plantea incentivar la natalidad como parte de su ambicioso programa para reestructurar la economía surcoreana.

En 2018 la tasa de fertilidad en Corea del Sur se situaba en un nuevo mínimo histórico desde que comenzase a disminuir en la década de 1960: 0,98 hijos por mujer, muy lejos del 2,1 requerido para mantener el reemplazo generacional. Con esta alarmante cifra, Corea del Sur se corona como uno de los países en lo más bajo de la tabla en tasa de natalidad, el de menor tasa de fertilidad del mundo después del Vaticano y la nación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con la población que más rápido envejece.

De continuar por esta senda de baja natalidad, se calcula que el país alcanzará su pico de población en 2031 para luego empezar a decaer hasta reducirse a más de la mitad para 2100 —de los actuales 50 a 20 millones de habitantes— y desaparecer finalmente en 2750.
A grandes males, grandes remedios
La tasa de fecundidad forma parte de un problema estructural mayor que aflige al país. De ahí que el Gobierno de Moon Jae-in haya impulsado un paquete de medidas económicas y sociales que aborda la natalidad de manera tanto directa como indirecta. Se trata de una ambiciosa estrategia de “crecimiento liderado por los ingresos” que busca impulsar y ree...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por 50 € al año