En el foco Política y Sociedad Asia-Pacífico

Yasukuni, el polémico santuario de los criminales de guerra en Japón

Yasukuni, el polémico santuario de los criminales de guerra en Japón
Fuente: elaboración propia.

En pleno corazón de Tokio hay un templo de 150 años de antigüedad dedicado a los caídos en las guerras de Japón: el santuario Yasukuni. Sin embargo, su propósito solemne se ve eclipsado por un oscuro pasado, pues en Yasukuni se venera a destacados líderes militares japoneses responsables de crímenes de guerra en China y otros países asiáticos. El polémico templo ha deteriorado las relaciones diplomáticas de Japón con sus países vecinos, y seguirá haciéndolo mientras sea un símbolo del imperialismo japonés.

Agosto es un mes importante en el calendario festivo japonés, pues es cuando se celebra el O-bon, cuando los japoneses honran los espíritus de sus ancestros y estos, se dice, vuelven a visitar su hogar. Si bien para las nuevas generaciones la Segunda Guerra Mundial pertenece a los libros de historia, sigue habiendo familias que recuerdan en la intimidad de sus hogares a aquellos parientes que murieron en la guerra.

En la esfera pública, el 15 de agosto, día en que se anunció la rendición de Japón, se conoce oficialmente como el “Día para recordar a los muertos de la guerra y rezar por la paz”. En este día se lleva a cabo un evento nacional de conmemoración y es una fecha solemne de reflexión y recuerdo por las más de dos millones de vidas japonesas perdidas durante el conflicto. Así, es costumbre acudir a los templos sintoístas a rezar por las almas de los muertos, incluidos los soldados caídos. El santuario Yasukuni juega un papel importante, a la vez que polémico, en este evento. 

Orígenes del templo y su controversia

Originalmente, el templo fue dedicado a honrar las almas de los guerreros caídos durante la guerra civil que precipitó el final del shogunato Tokugaw...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por 50€ al año