EOM explica

¿Qué puede hacer la ONU frente a una pandemia?

¿Qué puede hacer la ONU frente a una pandemia?
Fuente: Sanjitbakshi (Flickr)

El coronavirus ya es una pandemia global. ¿Qué puede hacer la ONU y sus distintas agencias para hacer frente a esta crisis? Nos lo ha preguntado Victoria a través del formulario de EOM explica.

Como organización encargada de mantener la paz y seguridad internacionales, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) también trata de coordinar la respuesta internacional ante crisis naturales, humanitarias o sanitarias. Frente a la pandemia de coronavirus, la ONU ha centrado sus esfuerzos en tres aspectos principales: contener la enfermedad, paliar la crisis humanitaria derivada del brote y prevenir la inestabilidad que este pueda provocar en países en vías de desarrollo. No en vano, el secretario general de la ONU, António Guterres, ha calificado esta pandemia como “el mayor desafío” al que se ha enfrentado la organización desde su creación en 1945.

El organismo encargado de la contención del virus dentro de la ONU es la Organización Mundial de la Salud (OMS), máxima autoridad internacional en materia de salud pública. La OMS acordó en 2005 un Reglamento Sanitario Internacional, un marco jurídicamente vinculante frente a amenazas sanitarias internacionales. De acuerdo con este reglamento, los países se comprometen a desarrollar los mecanismos necesarios para controlar y notificar cualquier brote, aunque muchos siguen sin disponer de la infraestructura necesaria. Para gestionar esta información y reaccionar frente a nuevos brotes, la OMS cuenta con comités de emergencias formados por expertos que asesoran al director general de la organización, así como con un sistema global de alerta y respuesta. Crisis como la del ébola o la de la gripe A han ayudado a mejorar la capacidad de respuesta y a desarrollar recomendaciones más detalladas para los Estados miembros.

En los últimos años han surgido varios brotes epidémicos que han puesto a prueba la coordinación internacional, como la gripe A, el ébola, el zika o el SARS.

Los mecanismos de la OMS sirvieron para advertir del peligro del brote de coronavirus surgido en China a finales de 2019, que se expandió hasta el grado de pandemia y obligó a la declaración de emergencia sanitaria internacional el 30 de enero de 2020. Ante esta situación, toda la red de instituciones y agencias de la ONU se ha puesto en marcha para coordinar una respuesta internacional a través del Equipo de Coordinación de Crisis de Naciones Unidas, creado en febrero y dirigido por el director de emergencias de la OMS, Mike Ryan. Además, la OMS ha lanzado un Plan Estratégico de Respuesta y Preparación frente a la COVID-19 para guiar a los países en sus estrategias frente a la pandemia y con el que espera recaudar alrededor de 675 millones de dólares. 

Para ampliar: “¿Cómo se gestiona una alerta sanitaria internacional?”, en El Orden Mundial, 2020

En lo que respecta al impacto humanitario de la pandemia, la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios ha lanzado el Plan de Respuesta Humanitaria Global junto con otras entidades del marco de Naciones Unidas como Acnur, Unicef, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo o la propia OMS, así como otras organizaciones no gubernamentales como Cruz Roja. Este plan, presupuestado en más de 2.000 millones de dólares, pretende dotar de fondos adicionales para proteger a las comunidades más expuestas a la crisis humanitaria derivada del brote. En la misma línea se ha lanzado también un Fondo de Respuesta y Recuperación para ayudar a países en desarrollo que espera poder dotarse de hasta 1.000 millones de dólares. Además, Guterres hizo un llamamiento global al alto el fuego para evitar que se agraven los efectos de la pandemia, y este ha tenido una respuesta internacional considerable: distintos grupos armados en países como Filipinas, Siria o Colombia se han mostrado dispuestos a cesar las hostilidades ante la crisis.

Por último, otras agencias de la ONU están desarrollando acciones específicas en sus áreas de competencia, como la Organización Internacional de Trabajo o la Organización Mundial de Turismo, que trabajan en planes estratégicos para recuperar sus respectivos sectores a nivel internacional. Desde distintas instancias, la ONU también ha hecho llamamientos para proteger a las personas en situación de vulnerabilidad, evitar el discurso de odio y la xenofobia, prestar atención al incremento de la violencia de género derivada del confinamiento y garantizar el acceso a la información de toda la población. Todo ello va en línea con la necesidad de abordar esta crisis también desde una perspectiva humana y socioeconómica, y dentro de los objetivos de la Agenda 2030, como el propio Guterres ha defendido.

Para ampliar: “¿Cuál es la diferencia entre una epidemia y una pandemia?”, en El Orden Mundial, 2020

En EOM explica respondemos a las preguntas que nuestros lectores nos hacen. Queremos seguir fomentando la divulgación internacional y ayudaros a comprender un poco mejor cómo funciona el mundo. Si tienes alguna pregunta sobre temas internacionales no dudes en mandárnosla a través de este formulario.

Comentarios