EOM explica

¿Qué le da valor a tu dinero?

¿Qué le da valor a tu dinero?
Fuente: 401(K) / Flickr

Muchos aspectos de la economía resultan muy opacos y difíciles de comprender. Gracias a la pregunta de Jhonny Perafan a través del formulario de EOM explica, intentamos aclarar cómo se respalda la creación de moneda. 

Originalmente, el problema del respaldo del dinero no existía, pues este valía lo que su propia composición: monedas hechas de metales preciosos como el oro o la plata cuyo valor de cambio era el mismo que su valor intrínseco. Sin embargo, las limitaciones de este sistema obligaron a finales del siglo XIX a introducir el patrón oro, un sistema por el cual la moneda en circulación no tenía valor por sí misma, sino que era asegurado por una cantidad equivalente de oro. Sin embargo, cuando este sistema se quebraba —porque un Estado, necesitado de liquidez, emitía más moneda rebajando su valor— podían producirse crisis como la hiperinflación alemana de los años 20. Ello motivó a que, con el final de la Segunda Guerra Mundial, se buscara un nuevo sistema que asegurara la estabilidad económica mundial y contribuyera a evitar nuevos conflictos bélicos.

La propuesta llegó con los Acuerdos de Bretton Woods (1944), patrocinados por Estados Unidos. Este país había salido de la Segunda Guerra Mundial como la principal potencia militar y económica a nivel global, lo que le dio el peso suficiente para que el resto de países aceptaran un sistema por el que todas las divisas pasaban a compararse con el dólar. Estados Unidos se comprometía a mantener el valor de su divisa estable en relación al oro, y el resto de países utilizarían a su vez el dólar como respaldo. No obstante, los problemas económicos por los que pasaba Estados Unidos a principios de los años 70 provocaron que el entonces presidente estadounidense, Richard Nixon, decidiera en 1971 terminar con este sistema treinta años después de su creación. Fue lo que se conoció como el Nixon shock; a partir de entonces, el dólar —y con él, el resto de divisas— abandonaría el patrón oro, y pasaría a fluctuar en función a la oferta y la demanda del mercado sin más respaldo que la promesa de que ese dinero valía lo que decía valer. 

Este tipo de dinero, no respaldado por el oro u otro metal precioso, ni por otra divisa como el dólar, es conocida como dinero fiduciario o dinero fiat, y en la actualidad su primacía es clara a nivel global. Esto no quita que su valor también esté influido por diversos elementos que pueden afectar al mercado de divisas: el precio de materiales preciosos como el oro, los créditos del banco central o la deuda pública de un Estado, entre otros. Ahora bien, lo que resulta más importante en este mercado es la confianza que despierte una moneda: dependiendo de la confianza que despierte un Estado y su moneda, y la ley de oferta y demanda, el valor de las divisas variará. Es por ello que el control que se ejerce sobre el valor de las divisas es bastante exhaustivo, vigilando la cantidad de dinero en circulación y tomando medidas para devaluarlo o aumentar su coste, según sea necesario.

En cuanto a las instituciones que emiten moneda, cabe diferenciar entre dos tipos de emisión: la libre y la regulada. La primera, ya casi en desuso, permitía a todos los bancos emitir su propia moneda, mientras que la regulada supone que hay una institución centralizada que decide sobre cuánto papel moneda se imprime. Las instituciones que suelen estar encargadas en la regulación de las divisas suelen ser bancos centrales, aunque pueden ser otros organismos externos o supranacionales, como en el caso de la zona euro, en la que esta competencia reside en el Banco Central Europeo. 

Para ampliar:“Hágase el dinero: cómo funciona el sistema monetario”, Javier Gómez en El Orden Mundial, 2019

En EOM explica respondemos a las preguntas que nuestros lectores nos hacen. Queremos seguir fomentando la divulgación internacional y ayudaros a comprender un poco mejor cómo funciona el mundo. Si tienes alguna pregunta sobre temas internacionales no dudes en mandárnosla a través de este formulario.

2 comentarios

  1. La respuesta es más sencilla: la confianza de la gente. El error de muchos es pensar en la economía como una ciencia de «negocios» o de «contabilidad de estados, gobiernos o países». Nada que ver. La economía es una ciencia social lisa y llanamente. Su objeto de estudio es la socialización de las personas frente a la escasez de bienes. Lo que da valor al dinero es la confianza de la gente en que otra gente va a aceptar el mismo papel que yo tengo y acepté antes. Es decir, ¿por qué acepto que me paguen el sueldo en papel impreso? porque confío en que voy a poder comprar y pagar mis gastos con ese mismo papel, y a su vez ellos van a poder seguir con la cadena de pagos. La cantidad de papel impreso va a determinar el nivel del valor (alto o bajo, mucho o poco), mientras que la confianza va a determinar que valga o no valga. Vg., en tu país (España), ¿podrías comprar algo con pesos argentinos? No, porque nadie conoce esa moneda y no saben si otro la va a aceptar. Por lo tanto, no tiene valor. Pero acá en Argentina sí tiene valor, porque todos compramos y vendemos confiando que siempre vamos a aceptar ese papel moneda, mientras que cuando hay mucho papel circulando tiene poco valor.

    El dinero es un medio de cambio UNIVERSALMENTE aceptado. «Universalmente» nos lleva a una cuestión SOCIAL y CULTURAL (la economía es una ciencia social, lo dije).

    Y tiene que tener algunas propiedades para que tenga valor:
    1. Tiene que servir como medio de cambio, es decir, todos lo aceptamos
    2. Tiene que servir como reserva de valor, es decir, puedo ahorrar hoy para comprar más adelante (el hielo, si fuera codiciado, no serviría como reserva de valor, se derrite; los vegetales no sirven, se echan a perder, ganado vacuno sí sirve, y por mucho tiempo fue reserva de valor, y aún hoy lo es)
    3. Unidad de medida, sirve para comparar valores de diferentes tipos de bienes.
    4. tiene que tener una función útil, tiene que servir para algo. El oro, la plata, el platino tienen aplicaciones industriales que le dan valor útil, y a su vez permiten que le sirvan a diferentes personas.

    Un bien tiene valor cuando es escaso, cuando sobre abunda no tiene valor. Nadie paga por el aire que respira, porque es abundante y está al alcance de todos. Cualquier bien adquiere valor cuando pasa a ser escaso. «Escaso» significa que no alcanza para todos, es decir, hay gente que demanda ese bien pero no alcanza para satisfacer las necesidades de todos.

    El papel moneda es un bien porque tiene una función útil: nos ayuda a comprar y vender sin tener que recurrir al trueque. ¿Qué le da esta característica de «bien»? que como sociedad comprendimos que es mas fácil utilizar dinero (papel moneda o metales preciosos) que bienes (ganado), por eso en el comienzo se utilizaron metales preciosos. Una función útil socialmente. Cuando el papel moneda sobreabunda pasa a valer menos porque se aleja de la escasez, mientras que la demanda se mantiene estable (entendamos que la escasez es una función de la cantidad del bien y de la demanda del mismo).

    Ahora pensemos, ¿Por qué vale el oro? ¿por qué desde la antigüedad (27 siglos de monedas acuñadas) la gente aceptó el oro como medio de cambio? Pero, si te encontrás solo en una isla desierta, sin alimentos, ¿qué vale más un kilogramo de oro o un kilogramo de papas?

    El Bretton Woods tenía como finalidad estabilizar las paridades cambiarias entre las diferentes monedas, para evitar que devaluaciones hicieran artificialmente más baratos los bienes internos para mejorar las exportaciones. Las divisas no se comparaban con el dolar, sino todas entre sí; el dólar sí pasó a ser la moneda predominante después de la Segunda Guerra, y sí Estados Unidos tenía un papel predominante en la tabla de intercambios.

    La paridad dólar vs. oro fue quebrada a fines de la década de 1950 y comienzos de 1960 –Estados Unidos ya venía imprimiendo dinero sin respaldo metálico–; en 1971 Estados Unidos oficializó la ruptura del patrón oro y pasó a tener dinero fiduciario (dinero sin respaldo en especie como el oro) de forma legal. Y el dólar siguió teniendo valor, porque la gente confiaba.

    Saludos. Eduardo.

  2. Muy buen artículo. Y muy intereante comentario. Gracias a los dos.