En el foco Política y Sociedad Mundo

No saldremos mejores: cómo la pandemia ha agravado la polarización social

No saldremos mejores: cómo la pandemia ha agravado la polarización social
Fuente: elaboración propia.

A pesar de que la pandemia podría haber servido para dejar de lado las discrepancias políticas, lo cierto es que ha erosionado aún más la convivencia en algunas de las principales democracias del mundo. Y en este contexto las secuelas de la polarización adquieren mayor gravedad: trascienden el ámbito político para pasar a ser también un riesgo para la salud pública.

La polarización social lleva años acentuándose en países tan dispares como Estados Unidos, Turquía, Brasil, Kenia, Indonesia, el Reino Unido o India. En múltiples ocasiones han sido los propios líderes políticos los que han fomentado el rechazo al rival y la división social mediante discursos identitarios que fragmentan a la sociedad entre sus partidarios —nosotros, los buenos— contra los otros, a los que desacreditan y niegan la legitimidad política. 

La irrupción de la pandemia de coronavirus ofrecía una oportunidad para sanar las heridas de la polarización. Otros contextos trágicos, como desastres naturales, accidentes nucleares, ataques terroristas o guerras fueron catalizadores de consensos y de respuestas nacionales con un amplio respaldo de la opinión pública. En estas ocasiones los líderes políticos y sociales solían apelar a la identidad nacional por encima de las diferencias partidarias, lidiar con el oponente político de manera constructiva y empática y promover la cooperación, motivados por el interés general. Durante la pandemia, algunos países han seguido este patrón. Pero hay otros muchos que se caracterizan precisamente por lo contrario. 

La polariz...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por 50€ al año