Suscripción Cultura Europa

Oktoberfest, la cara amable de Alemania

Oktoberfest, la cara amable de Alemania
Fuente: wolfworld (Flickr)

El Oktoberfest de Múnich es una de las tradiciones alemanas más conocidas internacionalmente. La fiesta, que en la última década se ha expandido por todo el mundo, contribuye a mostrar una cara de la sociedad alemana alejada de los estereotipos habituales. Sin embargo, la imagen que transmite de Alemania no se corresponde con la realidad de otras regiones y los críticos del festival lo tildan de machista.

Una de las tradiciones alemanas más conocidas fuera de sus fronteras es el Oktoberfest, que se celebra anualmente durante la última semana de septiembre y la primera de octubre. Sin embargo, no se trata de una fiesta nacional, sino de un evento muy localizado en Múnich y en la región de Baviera, aunque en los últimos años se ha empezado a celebrar en otras regiones alemanas e incluso en otros países. Sorprendentemente, uno de los países donde más se ha popularizado es en China: cada año el Oktoberfest de Qingdao, que se celebra desde 1991 durante dos semanas, recibe más de tres millones de visitantes, la mitad de los que acuden a Múnich.

La tradición tiene su origen en el año 1810, cuando el príncipe heredero de Baviera, Ludwig I, decidió organizar una fiesta popular en un prado de Múnich con banquetes y una carrera de caballos para conmemorar su matrimonio. El evento tuvo éxito y al año siguiente se celebró de nuevo junto con una feria agrícola. Tras un breve paréntesis por las guerras napoleónicas, se convirtió en un evento anual al que se le fueron sumando atracciones populares como carruseles, conciertos y, sobre todo, hectolitros de cerveza procedentes de las principales fá...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por 50 € al año