Suscripción Geopolítica América del Norte Oriente Próximo y Magreb

Nadie quiere una crisis en Turquía

Nadie quiere una crisis en Turquía
Ilustración de Gianluca Constantini.

Las relaciones entre Ankara y Washington viven uno de los peores momentos de su historia. Los que en su día fueran dos piezas clave en la geopolítica del bloque occidental, parecen haber dejado de lado su amistad para perseguir sus propios intereses. Las sanciones de Trump se han convertido en la guinda del pastel de una crisis que Turquía lleva arrastrando meses. Sin embargo, Erdoğan no va a dejar escapar la oportunidad de sacar beneficio, y Trump no tardará en darse cuenta de lo necesario que es una Turquía estable para EE.UU. y sus aliados.

“Ellos tendrán su dólar, pero nosotros tenemos a nuestro señor, nosotros tenemos a Alá”. Con esta frase respondía Erdoğan al tweet que lanzaba Trump presumiendo de lo fuerte que es su moneda frente a la caída que está viviendo la lira. A esto se le suma la carta que el mandatario turco ha publicado en el New York Times advirtiendo de los peligros que hay para las relaciones y los intereses compartidos entre ambos países.

Así, Trump parece haber conseguido algo que nadie había logrado en mucho tiempo: poner de acuerdo a la mayoría de la política turca. Con estas medidas comerciales recién anunciadas, Washington puede estar cometiendo un importante error estratégico para con Turquía.

Las tensiones no han parado de crecer entre dos de las potencias más importantes de la OTAN desde que el Gobierno turco detuviera hace dos años al pastor evangelista y ciudadano estadounidense, Andrew Brunson. Trump, viendo que Turquía no parecía cumplir con lo acordado en la última cumbre de la OTAN, decidió imponer sanciones contra altos cargos del Gobierno turco. A nivel estratégico podemos considerar que la decisión de Washington tenía sentido —dentro de a lo que nos tiene acostumbrados el ne...

Apóyanos y suscríbete para tener acceso a todos nuestros análisis, mapas y gráficos y quitar la publicidad de toda la web.

Suscríbete por 50 € al año