Cartografía Geopolítica Asia-Pacífico

La Segunda Guerra Mundial en el Pacífico

Descripción del mapa

Cuando se habla de la Segunda Guerra Mundial, el Pacífico a menudo queda como un escenario secundario y de poca importancia en comparación con el teatro europeo, donde Alemania se batiría primero con la Unión Soviética y luego, en dos frentes, con los Aliados. Aunque es cierto que en términos bélicos y geopolíticos el peso de la Segunda Guerra Mundial estuvo en Europa, el resultado de la contienda en Asia marcaría igualmente las décadas posteriores e incluso el mundo actual. Más todavía teniendo en cuenta que, aunque situemos el inicio de la guerra en 1939, lo cierto es que en Asia comienza antes, en 1937.

Desde finales del siglo XIX, Japón mantuvo una fuerte política expansionista en la región fundamentada en las teorías nacionalistas de la época, que dividían el mundo en naciones fuertes y débiles y en el que el objetivo de las primeras era tutelar —dominar— a las segundas. Hasta entrado el siglo XX el Imperio japonés se expandió por las actuales Taiwán, Corea, partes de China y algunas islas y archipiélagos del Pacífico. En 1937 decidió dar un nuevo paso invadiendo el resto de China, entonces muy debilitada por la guerra civil que mantenían desde finales de los años veinte.

Cuatro años después, en 1941, para responder al embargo de petróleo que le había impuesto Estados Unidos, Japón decidió atacar a las potencias occidentales. Comenzó con el bombardeo de la base estadounidense de Pearl Harbor, y durante los meses siguientes Japón se expandió por buena parte del sudeste asiático y el Pacífico.

Solo a partir de 1942, cuando los japoneses perdieron la iniciativa tras las derrotas en Mar del Coral y Midway, los estadounidenses comenzaron el contraataque. Se desarrolló entonces la táctica de los saltos de rana: avanzar de isla en isla para aniquilar las posiciones japonesas o dejarlas totalmente aisladas en el camino hacia Japón. Se suceden así importantes batallas como Guadalcanal, Saipán, Iwo Jima u Okinawa, en las que los japoneses pierden, además de enclaves estratégicos, muchas tropas y fuerzas aeronavales.

El presidente Truman, antes que tener que invadir las islas principales de Japón, decidió zanjar la guerra mediante el arma atómica, que fue desarrollada en los meses previos. Tras los bombardeos atómicos sobre Hiroshima y Nagasaki, Japón decidió rendirse.

Durante los años posteriores, el país asiático fue obligado por Estados Unidos a quedar bajo su tutela, especialmente militar. La Constitución que hoy tienen fue prácticamente impuesta por Washington, y hoy algunas de sus cláusulas quieren ser revisadas, especialmente aquellas relativas al papel internacional que puede adoptar el país.

2 comentarios

  1. Hola, una pregunta. ¿Por qué sale la batalla del Mar de Coral como victoria aliada?

  2. Una maravilla esta mapa, felicidades.