Cartografía Economía y Desarrollo América del Norte América Latina y el Caribe

La disparidad de la productividad en América

Descripción del gráfico

La productividad laboral es un indicador económico que, siendo el resultado de la división del Producto Interior Bruto (PIB) entre el número de trabajadores, da buena cuenta de la situación que atraviesa un país determinado. Así, los países desarrollados acostumbran a reflejar un alto índice de productividad laboral, al contrario que los países con menores niveles de desarrollo.

En América, los datos de la Organización Internacional del Trabajo de 2018 reflejan la gran diferencia que existe entre Estados Unidos, Puerto Rico —al que el amparo de Estados Unidos y el uso del dólar le empuja— y Canadá, que ocupan los tres primeros puestos en materia de productividad, y el resto de países. De hecho, entre Canadá y el cuarto clasificado, Trinidad y Tobago, existe un salto de 20.000 dólares por trabajador.

Y es que la baja productividad laboral siempre ha sido un gran lastre de América Latina. Según el Banco de Desarrollo de América Latina, no se trata de que las economías de estos países estén centradas en sectores menos productivos, sino que la principal razón se halla en los altos índices de economía sumergida presentes en la región. De hecho, en 2017 el Fondo Monetario Internacional (FMI) concluyó que la economía sumergida o empleo informal afectaba a alrededor de 130 millones de trabajadores en América Latina, superando incluso los números del África Subsahariana.

De esta manera, la economía sumergida explica, por ejemplo, que la producción por trabajador en Bahamas, uno de los países con el PIB per cápita más alto del Caribe, no represente ni la mitad que la de Estados Unidos —53.657$ frente a 114.990$—. En la misma línea apuntan los casos de Brasil, México y Argentina, las principales economías de América Latina, que juntas apenas superan en 5.000$ la producción por trabajador estadounidense. Por último, a la cola de la productividad laboral en América se sitúan Guyana, Guatemala y Paraguay.

Comentarios