Cartografía Política y Sociedad América del Norte

La lucha contra el racismo en Estados Unidos

Al revisar la Historia de la región norteamericana, una de las rupturas más claras es la del racismo en Estados Unidos. Buena parte de los grandes sucesos históricos en el país durante los últimos cuatro siglos están relacionados de forma más o menos directa con la esclavitud y el racismo. Desde el llamado comercio triangular, en el que las colonias británicas en América del Norte traían esclavos negros desde África para utilizarlos como mano de obra en las plantaciones, hasta el Movimiento por los Derechos Civiles impulsado por Martin Luther King, pasando por sucesos más recientes como el movimiento Black lives matter, todos ellos tienen como protagonista el racismo estructural.

El camino para la consecución de una igualdad, aunque solo fuese formal, fue largo y complejo, y en buena medida Estados Unidos llegó muy tarde a algo que en otros puntos del mundo se había superado hacía tiempo. Hasta bien entrado el siglo XX la población afroestadounidense no logró derechos efectivos como la población blanca, y había transcurrido un siglo ya desde la Guerra de Secesión entre la Unión y los Estados Confederados, un conflicto —el más brutal que Estados Unidos ha visto en su suelo— del que una de sus causas era la abolición de la esclavitud.

Aunque a efectos legales apenas queden restos de aquella época, la barrera todavía sigue ahí. La población afroestadounidense tiene de media peores ingresos, mayor tasa de desempleo, de abandono escolar o de criminalidad en comparación con otros grupos sociales como los blancos o incluso los hispanos. Esas desigualdades se han traducido en habituales protestas reclamando mejoras económicas y sociales de cara a alcanzar una igualdad efectiva. Ni siquiera la llegada a la Casa Blanca de Barack Obama supuso un cambio radical más allá del evidente simbolismo.

Comentarios