En el foco Geopolítica Oriente Próximo y Magreb

De Macron a Irán: la reconstrucción de Líbano queda en manos de las potencias extranjeras

De Macron a Irán: la reconstrucción de Líbano queda en manos de las potencias extranjeras
Fuente: elaboración propia.

La explosión en el puerto de Beirut, que ha dejado más de 160 muertos y 6.000 heridos, ha agravado la ya frágil situación económica, social y política del Líbano. Un Estado sin gobierno y en el que su clase política vive permanentemente bajo la influencia de potencias extranjeras tiene por delante un reto de enorme envergadura: reconstruir un país que pide ayuda desesperadamente.

La explosión de 2.700 toneladas de nitrato de amonio en el puerto de Beirut el pasado cuatro de agosto ha terminado por encender la ira de los libaneses. Diez meses antes  habían salido masivamente a la calle para protestar contra la corrupción política y la mala situación económica. Y es que el país se encuentra en una situación límite: los cortes de luz han paralizado las cirugías en algunos hospitales, el precio de los alimentos ha subido un 70% en los últimos meses y hasta el 50% de los libaneses se verán bajo el umbral de la pobreza si la situación no mejora.

Desde octubre, y a excepción de un pequeño parón causado por la pandemia, las manifestaciones han sido constantes en todo el país. Sin embargo, poco ha cambiado en el país de los cedros, y la explosión en el puerto de Beirut ha provocado la dimisión del segundo Gobierno en menos de un año. 

En medio de esta situación se encuentra un sistema político muy dependiente de aliados extranjeros, donde Irán, Arabia Saudí o Estados Unidos están acostumbrados a interferir en la política libanesa a través de partidos políticos o confesiones religiosas. La forma en que las potencias extranjeras se involucren para soc...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por 50€ al año