Suscripción Economía y Desarrollo Mundo

Las organizaciones no gubernamentales, en peligro

Las organizaciones no gubernamentales, en peligro
Proyecto de ayuda a la comunidad en Kiribati. Fuente: COMSEVENTHFLT (Flickr)

En un momento en el que los Estados ya deberían haber comprendido que la soberanía no solo es un derecho, sino que también conlleva responsabilidades, Gobiernos de todo el mundo están haciendo todo lo que pueden por asegurarse de que sus agendas políticas no encuentran oposición. Las organizaciones no gubernamentales (ONG), conocidas por la labor que hacen para defender los derechos de todos, están siendo las principales víctimas de esta tendencia.

Actualmente existen en el mundo alrededor de diez millones de ONG. Estas organizaciones juegan un papel vital en todos los países y sus actividades se adaptan a las necesidades de cada uno: ofrecen desde ayuda humanitaria en zonas de conflicto hasta asistencia en transiciones democráticas, informan al público de los estándares mínimos de bienestar que deberían esperar de sus Gobiernos y movilizan a la opinión pública para que los derechos de todos se vean representados en las decisiones tomadas por el Gobierno. Sin embargo, al realizar estas labores, suele surgir fricción entre los Estados y las ONG, pues estas destapan irregularidades y demandan a los Estados cumplir con las normas nacionales e internacionales, lo que dificulta a los Gobiernos alcanzar sus aspiraciones políticas.

El problema es que esta fricción habitual e incluso natural entre ONG y Gobiernos se ha deteriorado en los últimos años. No es ninguna sorpresa —aunque sí una gran decepción— teniendo en cuenta los tiempos que vivimos: actualmente somos testigos de graves aberraciones contra los derechos humanos, crisis humanitarias creadas exclusivamente por el ser humano, el resurgimiento de la extrema derecha y los ...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por 50 € al año