Suscripción Economía y Desarrollo Oriente Próximo y Magreb

La sequía en el origen de la guerra de Siria

La sequía en el origen de la guerra de Siria
Un joven sirio rellena un bidón de agua. Fuente: UNICEF

Aunque la guerra en Siria a menudo se simplifica como un conflicto religioso entre chiíes y suníes, los elementos que han tomado parte tanto en su estallido como en su desarrollo son múltiples y complejos. Entre esta multiplicidad de factores hay uno de particular relevancia para comprender la escalada de tensiones socioeconómicas que desembocaron en la guerra: la lucha por el agua. Este es uno de los elementos que llevaría a la oleada de revueltas en 2011 y un factor de vulnerabilidad estructural en Siria.

Entre 2006 y 2010 Siria padeció una intensa sequía con consecuencias catastróficas. A diferencia de cinco de las seis grandes sequías que sufrió durante el siglo XX, la que comenzó en 2006 se prolongó durante varios años y afectó desastrosamente a su economía destrozando un sector agrícola que aportaba entre un 17 y un 30% del PIB y que empleaba a alrededor de un tercio de la población —en 2010 tan solo daba trabajo a un 13%—. La falta de lluvia y el agotamiento de las aguas subterráneas diezmaron la producción agrícola; especialmente perjudicados fueron los cultivos de trigo y centeno, cuya producción cayó un 47% y un 67%, respectivamente, entre 2006 y 2009. Por su parte, los pastores de la región nordeste perdieron cerca del 85% de sus rebaños. De ser autosuficiente en productos alimentarios e incluso exportadora de trigo, Siria había pasado a convertirse en un país dependiente de la importación de trigo, con un coste cada vez mayor debido a las crisis alimentarias mundiales de 2006-2008 y 2010-2011. Para 2010 el precio del trigo y el maíz era un 50% más elevado respecto al año anterior

La sequía dejó entre dos y tres millones de personas en situación de pobreza extrema, en la...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por 50€ al año