En el foco Política y Sociedad Oriente Próximo y Magreb

Israel tiene que decidir: no puede ser una democracia, un Estado judío y controlar toda Palestina

Israel tiene que decidir: no puede ser una democracia, un Estado judío y controlar toda Palestina
Fuente: Benjamin Linh VU (Flick)

Israel se declara a sí mismo “la única democracia de Oriente Próximo”, en contraposición a los regímenes autoritarios que son mayoría en la región. Sin embargo, su voluntad de convertirse en un Estado-nación judío, que le lleva a discriminar a los palestinos, cada vez choca más con los valores democráticos.

Desde su creación en 1948, Israel ha defendido ser la única democracia de Oriente Próximo, una región en la que proliferan los regímenes autoritarios. El Índice de democracia de la revista The Economist de 2020 sitúa a Israel en el puesto 28, calificando al país como de “democracia imperfecta”. En efecto, Israel celebra elecciones libres periódicamente, existe libertad de prensa —muy amplia comparada con la del resto de países de la región— y la población israelí goza en el papel de gran cantidad de libertades civiles.

Según la Declaración del Establecimiento del Estado de Israel del 14 de mayo de 1948, la fundación del país se basa en “el derecho del pueblo judío a reconstruir su Hogar Nacional”, asegurando “la completa igualdad de derechos políticos y sociales a todos sus habitantes, sin discriminación por religión, raza o género”. No obstante, esta declaración choca cada vez más con la voluntad de los líderes israelíes de construir un Estado etnonacional basado en la identidad judía. 

El trilema de Israel: democracia, territorio o Estado-nación

La teoría del “trilema sionista”, atribuida al polítologo y exoficial del Gobierno israelí Aryeh Naor, determina que Isra...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por solo 5€ al mes