Suscripción Geopolítica América del Norte

El año cero de la diplomacia de Trump

El año cero de la diplomacia de Trump
El nuevo secretario de Estado, Mike Pompeo. Fuente: Departamento de Estado de EE. UU.

La llegada de un halcón como Mike Pompeo al Departamento de Estado puede suponer el arranque definitivo de la diplomacia de Trump y definir, para bien o para mal, su inconsistente y contradictoria política exterior.

El 13 de marzo de 2018 a las 8:44, hora local, Trump destituía a su secretario de Estado, Rex Tillerson, y nombraba sucesor al director de la CIA, Mike Pompeo. Pese a que era un movimiento más que esperado y cuyo contenido no sorprendió a nadie, Washington no daba crédito a cómo se había producido la jugada, que, como viene siendo habitual en la Administración Trump, se efectuó a golpe de tweet. Tillerson acababa de aterrizar unas horas antes, proveniente de un viaje oficial a África, y según la Casa Blanca se le había comunicado que sería reemplazado, pero desde el Departamento de Estado se hacía énfasis en su deseo de permanecer en el cargo y, lo que es peor, que la decisión había sido conocida a través del tweet del presidente.

Estos sucesos se producían solo una semana después del ataque químico contra un exespía ruso en la ciudad británica de Salisbury. Tillerson había mantenido una línea clara y contundente de apoyo al Gobierno de May, mientras que Trump se había mantenido prudente y discreto. Estas divergencias entre el presidente y el jefe de la diplomacia estadounidense han sido constantes durante el primer año de la Administración Trump. El ya ex secretario de Estado, ...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por 50 € al año