En el foco Geopolítica Mundo

Cuando internet se rompa en dos

Cuando internet se rompa en dos
Fuente: Piqsels.

La capacidad de internet de conectar todos los rincones del planeta de manera inmediata ha traído muchos avances, pero también consecuencias negativas como el auge del cibercrimen, la desinformación o los ciberataques entre Estados. También es una amenaza a los regímenes autoritarios, que buscan, cada vez con menos pudor, controlar o restringir el acceso a la red a sus ciudadanos. Pero, de momento, internet es una única gran red. ¿Puede internet acabar convertido en una serie de espacios separados y no conectados entre sí?

Thomas Friedman escribió en The New York Times en el año 2005 que la Tierra, a pesar de todo, es plana. Acompañando al controvertido titular, la versión impresa incluía la imagen de un planeta Tierra que rotación tras rotación iba haciéndose plana hasta asemejarse a un chip. La tesis de Friedman era que internet, una única red de redes que conecta a todo el mundo, había eliminado las fronteras naturales y acortado los tiempos de tal manera que Pekín, Madrid y Bombay se habían vuelto ciudades vecinas en el ciberespacio. También había aplanado jerarquías y privilegios, haciendo que cualquiera con conexión pudiera acceder a información independientemente de su procedencia en la escala socioeconómica o geográfica.

La filosofía libertaria que acompañó la expansión de internet a partir de 1995 venía acompañada de la idea de que el acceso ininterrumpido y global a la mayor biblioteca del mundo ayudaría a expandir la democracia. No obstante, el auge de China y otras potencias iliberales confirma que, más de veinte años después, esa tesis ha quedado desbancada. En su lugar, el debate se centra ahora en las fronteras del ciberespacio: ¿puede romperse internet en dos o más porciones? ¿Qué...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por 50€ al año