EOM explica

¿Cuál es la diferencia entre una embajada y un consulado?

¿Cuál es la diferencia entre una embajada y un consulado?
Fuente: Needpix

Un lector nos ha preguntado a través de nuestro formulario de EOM Explica cuáles son las diferencias entre una embajada y un consulado. 

Quien haya viajado por el mundo sabe que es muy importante tener bien localizadas las embajadas o los consulados de su país de origen. Ambos pueden sernos de utilidad si necesitamos ayuda en algún momento de nuestra estancia en el extranjero. 

Lo primero que hay que dejar claro es que tanto embajadas como consulados son representaciones diplomáticas de un país en el extranjero. Sin embargo, no tienen el mismo grado de importancia ni pueden desempeñar las mismas funciones. Y es ahí donde se encuentra la diferencia entre un consulado y una embajada

Una embajada es la máxima representación y autoridad de un país en el extranjero. Es una misión permanente encabezada por un embajador que desempeña las funciones propias de un Estado en el país de destino. El embajador y el resto del cuerpo diplomático desempeñan labores de negociación para favorecer un clima propicio que permita fomentar las relaciones económicas, políticas y comerciales entre ambos Estados. 

Otra de las funciones de una embajada es mantener informado al Gobierno de la actualidad del país de destino y de los acontecimiento que puedan ser de su interés. Normalmente, solo hay única embajada por cada Estado en cada país, y se localiza en la capital. Sin embargo, no es infrecuente encontrar casos en los que un Estado no tenga embajada en un determinado país, y que los asuntos relacionados con ese país dependan de otra en un Estado cercano. En el caso de España, por ejemplo, la gestión de los asuntos nacionales en Georgia es competencia de la embajada española en Turquía, radicada en Ankara; lo mismo ocurre con el caso de Armenia, que es competencia de la embajada en Moscú, Rusia. 

Por su lado, los consulados son instituciones de menor nivel que las embajadas, jerárquicamente dependientes de la embajada que el Estado tenga en ese país y con unas funciones más reducidas que las de la embajada. Al contrario que las embajadas, puede haber más de un consulado en un mismo país. Los consulados pueden incluso encontrarse dentro de las embajadas si las circunstancias lo requieren, en cuyo caso hablaríamos de la sección consular de la embajada.

Los consulados están dirigidos por un diplomático llamado cónsul y no llegan a desempeñar las funciones de máxima representación. Sus funciones principales son la de relacionarse con los ciudadanos que acudan o residan en ese país o lo locales que tengan que llevar a cabo algún trámite con la administración nacional. Tramitan y expiden pasaportes y documentos de viaje tanto para los nacionales como para los extranjeros que quieran ir al país de origen. También gestionan registros notariales o civiles y los comunican a la Administración pública. Otra de las funciones de los consulados también es la de prestar asistencia en situaciones de necesidad y emergencia —como atención a detenidos, sustracción de documentos, o situaciones de crisis como desastres naturales— a través de los teléfonos de atención 24 horas. 

Por lo tanto, las embajadas tienen un estatus superior en cuanto a la capacidad de actuación y las labores de representación que desempeñan, mientras que los consulados se encuentran dentro del ámbito de representatividad de la embajada y se encargan de actividades más concretas y de relacionarse más directamente con los ciudadanos nacionales y locales. 

En EOM explica respondemos a las preguntas que nuestros lectores nos hacen. Queremos seguir fomentando la divulgación internacional y ayudaros a comprender un poco mejor cómo funciona el mundo. Si tienes alguna pregunta sobre temas internacionales no dudes en mandárnosla a través de este formulario.

Comentarios