EOM explica

¿Cómo se estructuran los comandos militares de combate unificado estadounidenses?

¿Cómo se estructuran los comandos militares de combate unificado estadounidenses?
Marines estadounidenses durante un ejercicio de maniobras en Jordania. Fuente: DVIDSHUB (Flickr)

EE. UU. organiza su presencia militar a través de varios comandos militares que operan en distintas regiones del mundo, los comandos de combate unificado. A través del nuestro formulario de EOM explica un lector nos pregunta por cómo se organizan dichos comandos.

El Departamento de Defensa de los Estados Unidos organiza a sus tropas a través de once comandos militares. Cada uno de estos equipos, a los que se les conoce bajo el nombre de unified combatant commands (‘comandos de combate unificado’), tiene una misión específica, pero todos persiguen una máxima común: facilitar el control de las Fuerzas Armadas estadounidenses bajo un único liderazgo. Así, cada comando está dirigido por un único comandante, tercero en la cadena de mando por detrás del secretario de Defensa y del comandante en jefe, el presidente de los Estados Unidos. 

El sistema de comandos surgió tras la Segunda Guerra Mundial como una forma de estructurar la expansión militar estadounidense en el contexto de la Guerra Fría. El plan inicial, aprobado por el presidente Harry Truman en 1946, preveía la creación de siete comandos de índole geográfica para cubrir las zonas que se consideraron más vulnerables en aquel momento, entre las que se encontraba Alaska, por su cercanía a la URSS; o el Pacífico, de donde llegó el ataque japonés a Pearl Harbor que precipitó la entrada de Estados Unidos en la guerra mundial en 1941. Desde entonces, ese esquema inicial de siete comandos ha sufrido variaciones motivadas por los cambios en los intereses geoestratégicos de EE. UU. 

Comandos de combate unificado en la actualidad.

El número de comandos asciende hoy hasta once, siete de ellos de carácter geográfico y cuatro de carácter funcional. Los primeros se dividen en áreas que generalmente coinciden con los continentes y entre los que se encuentra también un comando espacial. El último de ellos en crearse fue el Comando África, región que hasta 2007 estaba bajo responsabilidad del Comando Europeo. Los otros cuatro, sin un área geográfica determinada, son el Comando de Transporte, el de Operaciones Especiales, el de Estrategia y el cibernético, al que Trump dio el estatus de comando independiente en 2018. Además de los comandos ya mencionados, pueden existir subcomandos para territorios o responsabilidades más específicos bajo el mando de uno de los once comandos, como son el de Alaska, subordinado al Comando Norte; o el de Corea, subordinado al Comando del Pacífico. 

Todos los comandos se rigen bajo el Plan de comando unificado, que define y asigna las áreas de responsabilidad de cada uno, y es aprobado por el presidente de los Estados Unidos. Por otro lado, corresponde al presidente del Estado Mayor Conjunto —el asesor militar de mayor rango que tiene el presidente— y al secretario de Defensa, revisar el Plan y proponer actualizaciones en periodos no inferiores a dos años. Además, los comandos de combate unificado deben estar conformados por tropas de al menos dos ramas de las seis en que se dividen las Fuerzas Armadas estadounidenses: el Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea, el Cuerpo de Marines, la Fuerza Espacial y la Guardia Costera. 

Para ampliar: “La Marina estadounidense: de providencia a estrategia”, Andrea G. Rodríguez en El Orden Mundial, 2017

En EOM explica respondemos a las preguntas que nuestros lectores nos hacen. Queremos seguir fomentando la divulgación internacional y ayudaros a comprender un poco mejor cómo funciona el mundo. Si tienes alguna pregunta sobre temas internacionales no dudes en mandárnosla a través de este formulario.

Comentarios