Suscripción Política y Sociedad América del Norte

Trump y la sombra del impeachment

Trump y la sombra del impeachment
Fuente: Flickr

El proceso de destitución o impeachment es el único medio por el que se puede cesar al presidente de Estados Unidos. Sin embargo, se trata de un proceso complejo y por el que nunca se ha removido a un inquilino de la Casa Blanca, algo que parece condenado a repetirse.

En el ensayo número 65 de El Federalista, Alexander Hamilton, uno de los padres fundadores de Estados Unidos, no duda en tildar el proceso de impeachment de “político”, afirmando que “raras veces dejará de agitar las pasiones de la comunidad, dividiéndola en partidos más o menos propicios o adversos al acusado”, y señalando el peligro de que “la decisión esté determinada por la fuerza comparativa de los partidos, en mayor grado que por las pruebas efectivas de inocencia o culpabilidad”. Este proceso típico de sistemas presidencialistas esconde, detrás de su dificultad legislativa, un considerable peligro político no sólo para quien se vea sometido a él, sino para la comunidad política que lo soporte.

En Estados Unidos, escándalos políticos de gran magnitud han protagonizado procesos de destitución. Es el caso de Richard Nixon y el Watergate o Bill Clinton y Monica Lewinsky. Sin embargo, en contra de lo que se suele pensar, ningún presidente ha sido destituido en la historia de Estados Unidos, ya que ningún impeachment ha llegado a completarse. De hecho, solo se llegó a iniciar en los casos de Andrew Johnson, Richard Nixon y Bill Clinton. La dificultad y la magnitud política...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por 50 € al año