EOM explica

¿Qué es la Unión Postal Universal?

¿Qué es la Unión Postal Universal?
Bandera de la Unión Postal Universal. Fuente: Wikipedia.

Un lector ha preguntado a través de nuestro formulario de EOM explica qué es la Unión Postal Universal y para qué se sirve hoy en día. Más de 150 años después de su fundación, esta organización todavía juega un papel importante en la actualidad. 

La mensajería es una actividad con muchos años de antigüedad: el primer documento postal que ha sobrevivido fue encontrado en Egipto y datado en el año 255 a.C. Sin embargo, mucho antes ya se empleaba la figura del mensajero que reyes y emperadores utilizaban para enviar sus mensajes a otros reinos, lo que se podría considerar el inicio de la acción diplomática.

Para ampliar: “El desarrollo de la diplomacia: de la corte a los algoritmos”, Trajan Shipley en El Orden Mundial, 2018

Hoy en día, aunque muy evolucionada y por supuesto mucho más automatizada, esta práctica sigue existiendo y, en un mundo cada vez más globalizado, se vuelve más dinámica y difícil de controlar. Es debido a esa necesidad de regularla por lo que terminará surgiendo la Unión Postal Universal.

El precedente de la organización se remonta a los siglos XVII y XVIII, cuando los servicios de mensajería a nivel internacional se regían únicamente por acuerdos bilaterales establecidos entre dos países que acordaran los términos de sus intercambios postales. Entrado el siglo XIX y con el crecimiento exponencial de esta práctica, el sistema internacional se dirigía hacia una multilateralidad que chocaba con la bilateralidad de los acuerdos en materia de correspondencia. 

Así surgió la necesidad de regular y ordenar los servicios postales de una forma más simple y unificada, lo que desembocó en un proceso de reformas postales nacionales. La más destacada fue la que tuvo lugar en el Reino Unido en 1840, cuando sir Rowland Hill —inventor del sello de correos— impulsó un sistema en el que se unificaban las tarifas de los envíos en función del peso e independientemente de la distancia. Esto inspiró a otras naciones y, en 1863, surgió en París el primer intento de establecer oficialmente una unificación postal internacional. Para ello, se reunieron representantes de 15 países convocados por Montgomery Blair, director general de Correos de EE. UU., pero no lograron alcanzar un acuerdo.

No fue hasta 1874 cuando tuvo lugar el Primer Congreso Postal Universal en Berna, iniciativa de Heinrich von Stephan —alto funcionario postal de la Confederación Alemana del Norte— y del Gobierno suizo. Ellos consiguieron que se reunieran 22 países para sentar definitivamente las bases de la unificación postal. El 9 de octubre —actualmente conocido como Día Internacional del Correo— de ese mismo año  se firmó el Tratado de Berna bajo el cual se constituía la Unificación Postal General. Entró en vigor en 1875 y, con él, la nueva organización, considerada la segunda organización internacional más antigua —siendo la primera la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), creada en 1865—. La Unión Postal fue un éxito rotundo y sus miembros se multiplicaron de tal manera que en el Segundo Congreso Postal Universal en 1878, la organización pasó a denominarse Unión Postal Universal (UPU).

Más adelante, en 1947, cuando la comunidad internacional pudo comprobar las ventajas tanto prácticas como comerciales de esta unificación, las Naciones Unidas firmaron un acuerdo con la Unión Postal Universal por el cual pasaron a reconocerla como el único organismo especializado en materia postal de carácter internacional.

Las competencias que presenta ahora la Unión abarcan desde contribuir a crear una red universal de productos y servicios fijando las normas para los envíos de correo internacional hasta hacer recomendaciones con el fin de estimular el crecimiento de los envíos e intentar mejorar el servicio para los consumidores. También establece las limitaciones de medidas y pesos de los envíos, las tarifas correspondientes y los procedimientos a seguir en el envío de sustancias especiales. Básicamente esta organización cumple las funciones de asesoramiento, mediación, enlace y asistencia técnica cuando alguno de sus miembros lo necesita.

Actualmente, la organización cuenta con 192 miembros que ayudan a cumplir sus objetivos financiando de manera conjunta la organización, a través de un sistema de contribuciones. Al ingresar en la Unión, los nuevos países miembros son libres de elegir la clase de contribución que aportarán, aceptando una contribución más reducida si se trata de un país menos desarrollado. Esto último ha sido objeto de controversias recientemente: en octubre de 2018, Trump mostró su intención de abandonar la Unión al considerar que China estaba siendo beneficiada por ser tratada como un país en vías de desarrollo —y pagando unas cuotas reducidas— en detrimento de Estados Unidos. En plena guerra comercial, cualquier desventaja, por pequeña que pueda ser, es motivo de consideración para Washington. 

Finalmente, un año después de las amenazas de la Administración Trump de abandonar la organización, la UPU ha decidido reestructurar las contribuciones de los países miembros —cediendo a las pretensiones de EE. UU— para evitar la catástrofe que supondría su salida, aunque eso signifique que otros países se vean afectados por la subida de impuestos en los envíos.

Para ampliar: “El aislamiento de Estados Unidos”, Andrea G. Rodríguez en El Orden Mundial, 2018

En EOM explica respondemos a las preguntas que nuestros lectores nos hacen. Queremos seguir fomentando la divulgación internacional y ayudaros a comprender un poco mejor cómo funciona el mundo. Si tienes alguna pregunta sobre temas internacionales no dudes en mandárnosla a través de este formulario.

Comentarios