En el foco Política y Sociedad Mundo

Las pseudociencias, al servicio del populismo

Las pseudociencias, al servicio del populismo

Los movimientos populistas han sabido servirse de las teorías negacionistas. Poner en cuestión la existencia del cambio climático o decir que las vacunas no sirven para nada ha ayudado a muchos a ganarse los corazones —y los votos— de miles de personas. Que las teorías conspiranoicas se conviertan en asuntos de debate político no es casual: el populismo y el negacionismo están cada vez más relacionados.

Hasta 2012 Brasil era el país del mundo menos escéptico con el cambio climático; hoy un candidato claramente negacionista va camino de convertirse en el próximo presidente. Bolsonaro es el azote de los defensores del cambio climático; ha llegado a afirmar que, de haberlo, está relacionado con el crecimiento demográfico más que con la industria minera y las prácticas de estas empresas. Además, ha mostrado su intención de salirse del Acuerdo de París —como ya hizo Trump— afirmando que la protección de Amazonas es parte de un complot mundial orquestado por Naciones Unidas para terminar con la soberanía brasileña sobre el territorio.

Brasil se suma a la larga lista de países que han visto cómo las teorías negacionistas y los magufos entraban en la política nacional. Lo que empezó con un Trump que ponía en duda el calentamiento global o debatía tesis científicas ampliamente extendidas ha terminado por replicarse en otros Estados. El negacionismo y la conspiración están entrando en el debate político de la mano de movimientos populistas que han encontrado en estas ideas un filón con el que conseguir votantes.

El negacionismo se ha ido fraguando durante años y ha crecido conforme la...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por 50 € al año