EOM explica Política y Sociedad Asia-Pacífico

¿Por qué Birmania se llama ahora Myanmar?

¿Por qué Birmania se llama ahora Myanmar?
Fuente: elaboración propia.

Birmania pasó a llamarse Unión de Myanmar en 1989 por decisión de la junta militar que gobernaba el país entonces, para distanciarse de su pasado colonial. Ambos nombres denominan en castellano al país localizado en el sudeste asiático cuya etnia mayoritaria son los bamar. La junta militar justificó el cambio de nombre argumentando que “Birmania” es un término en birmano, la lengua de los bamar, que discrimina a las demás etnias del país, mientras que “Myanmar” es más inclusivo. No obstante, en birmano el país se llama Mranma, pronunciado de manera informal como Bamma. Es decir, Birmania y Myanmar son en realidad la misma palabra birmana pero en registros lingüísticos diferentes. Con todo, en algunos medios de comunicación y divulgación en castellano es frecuente el uso de “Birmania”. La Ortografía de la Real Academia Española de la Lengua, por ejemplo, aconseja utilizar esta denominación, además de descartar “Yangón” como nombre de la antigua capital, en favor de “Rangún”, más extendido en castellano.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

La elección del nombre del país tiene una connotación política. Algunos países no aceptan la denominación de Myanmar, entre ellos Estados Unidos o el Reino Unido, porque fue impuesto por un régimen militar no reconocido a nivel internacional. Sin embargo, el nombre oficial del país es República de la Unión de Myanmar, por lo que “Myanmar” se emplea en escritos oficiales y en el ámbito diplomático. Así lo reconocen la ONU o la Unión Europea, además de numerosos países asiáticos vecinos de Myanmar. No obstante, la lideresa birmana Aung San Suu Kyi —ahora arrestada tras el golpe de Estado del 1 de febrero de 2021—, se ha referido en múltiples ocasiones al país como “Burma” en sus conferencias en inglés.

Banderas de Birmania y de Myanmar.
Bandera actual de Myanmar (derecha) y bandera utilizada entre 1974 y 2010 (izquierda). Fuente: Wikimedia

El cambio en el nombre del país está vinculado a su historia. El Imperio británico estableció la colonia de la Birmania británica —British Burma en inglés—, separándola de su dominio de la India en 1937. Tras un breve periodo como Estado satélite de Japón durante la Segunda Guerra Mundial, Birmania alcanzó la independencia en 1948. La nueva Unión de Birmania pretendía tener un régimen democrático, pero el Ejército pronto reclamó el poder por las constantes tensiones políticas con el Gobierno.

Los militares dieron un golpe de Estado en 1962, tras el que instauraron la “vía birmana al socialismo” —que combinaba elementos marxistas y budistas— bajo el mando del general Ne Win. Tras dos décadas de dictadura militar socialista y unas graves protestas en 1988, otro golpe instauró el Consejo de Estado para la Paz y el Desarrollo (CEPD), una junta militar que gobernaría hasta 2011. El CEPD cambió el nombre del país por Unión de Myanmar en 1989 para distanciarse del pasado colonial bajo dominio británico. Más tarde, con la nueva Constitución de 2008, el nombre volvió a cambiar por la actual denominación: República de la Unión de Myanmar.

El cambio constitucional también trajo un cambio en la bandera y el himno oficiales. Poco antes, en 2005, la junta militar había decidido trasladar la capital del país de Rangún a Naipyidó. Los motivos no están claros, aunque Naipyidó era una ciudad recién fundada con amplio margen de expansión, lo que se ha traducido en edificios e instalaciones impresionantes en un entorno natural aislado. Al cambio de nombre del país no le han seguido transformaciones del gentilicio y el nombre del idioma mayoritario. El gentilicio más extendido en castellano es “birmano”, aunque empiezan a usarse otras formas como “myanmeno”, “myanmarense” o “myanmareño”. El idioma se conoce como “birmano”, pero también se ha buscado sustituir sustituir su nombre por “myanmasa” todavía sin mucho éxito.

Avatar

El Orden Mundial

Somos un grupo de jóvenes analistas especializados en distintas áreas de Relaciones Internacionales. Nuestro objetivo: comprender cómo funciona el mundo.

Comentarios