En el foco Geopolítica Europa

Nord Stream 2, el gasoducto de la desunión

Nord Stream 2, el gasoducto de la desunión
Dos operarios trabajando en la construcción del Nord Stream. Fuente: Wikipedia

Nord Stream 2, el nuevo gasoducto que unirá directamente Rusia y Alemania, y que permitirá circunvalar totalmente el paso habitual por Europa del este, no solo es un asunto central en la política energética de la UE; también tensa las relaciones con Estados Unidos. Asimismo, el proyecto abre un debate más amplio en la capitales europeas: el de las relaciones económicas y geopolíticas entre Bruselas y Moscú.

La energía es la base del poder y la riqueza de cualquier nación, pero también es un gran negocio para un pequeño oligopolio de empresas, lo que la convierte en una cuestión crucial en la economía y la seguridad. El mejor ejemplo es el gasoducto Nord Stream 2, un proyecto controvertido que duplicará la capacidad de transporte de gas natural que Rusia exporta directamente a Alemania sin pasar por países como Ucrania o Polonia, y que podría poner en jaque la política energética común de la UE.

La seguridad energética de la UE

La política energética está íntimamente ligada a la política climática y a la exterior. Esto es especialmente cierto en la UE, el mayor importador de energía del mundo —por valor de unos mil millones de euros al día—, y donde todos los Estados miembros son importadores netos de energía. Para Bruselas es crucial asegurar un suministro estable de energía, y  la Comisión Europea lleva quince años marcando el rumbo de la política energética comunitaria apostando, entre otras medidas, por poner en marcha una unión energética a nivel europeo, y solventar la vulnerabilidad de la UE frente a las crisis energéticas externas.

Aumentar la seguridad energétic...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por 50€ al año