Mapa del cannabis legal en el mundo

Cartografía Política y Sociedad Mundo

El mapa de la legalización del cannabis en el mundo

Descripción del mapa

Año tras año, el mapa de los países donde el consumo de cannabis es legal va ampliándose. De hecho, el uso médico del cannabis es legal en más de 40 países, un paso al que frecuentemente le sigue la legalización del consumo recreativo. Es el caso de México, que, tras aprobar en 2017 su uso médico y científico, está a punto de permitir el consumo para los mayores de edad. En 2019 la Corte Suprema del país sentenció que era inconstitucional prohibirlo, y en la actualidad el Senado y la Cámara de Diputados están tratando de ponerse de acuerdo para regular el consumo lúdico de cannabis.

De momento, el proyecto de ley pretende permitir portar hasta un máximo de 28 gramos por persona, otorgar licencias para cultivar hasta ocho plantas en casa y producir y vender marihuana —junto con el hachís, el producto que se deriva de la planta de cáñamo o cannabis—, una regulación insuficiente para algunos, que piensan que sigue criminalizando a los consumidores.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

Sea cual sea el final del caso mexicano, lo cierto es que el debate sobre la legalización de la marihuana está encima de la mesa en muchos países, desde los clubes sociales de cannabis en España a las compañías comerciales de Estados Unidos y Países Bajos o el modelo de control estatal de Uruguay. Aunque su uso recreativo sigue suscitando muchas dudas y tan solo un puñado de países lo han regulado (Uruguay, precisamente, fue pionero al hacerlo en 2013), su uso terapéutico parece comenzar a generar cierto consenso. Algunas pruebas clínicas sugieren que puede ayudar a reducir las náuseas en pacientes con quimioterapia y algunos síntomas de la esclerosis múltiple y otras alteraciones del movimiento, aunque hay algunos países, como España, que aún creen que no hay suficiente evidencia científica para recomendar su uso generalizado.

A pesar de ello, la dirección en la que se mueve el debate parece estar clara: en 2018 Luxemburgo anunció su intención de legalizar la marihuana recreativa; el Parlamento de Sudáfrica, donde el Tribunal Constitucional también declaró que la penalización a  los consumidores era inconstitucional, está considerando regular el consumo personal de la “dagga”, el nombre local que recibe la marihuana; y, en Estados Unidos, donde la marihuana ya es legal en muchos estados, los senadores demócratas expresaron su deseo de acabar con la prohibición federal.

La legalización de la marihuana: ¿derecho o delito?

Entre los principales argumentos que esgrimen los defensores de su legalización figuran el dinero y la medicina. Por un lado, la marihuana legal puede generar millones en ingresos fiscales para el Estado, mientras que, por otro, también puede contribuir a aliviar a aquellos pacientes que sufren de un dolor agudo. Y en lo que respecta a las personas que lo consumen por pura diversión, un punto a favor del cannabis es que los riesgos que supone para su salud son relativamente bajos —es prácticamente imposible morir de sobredosis—. Por último, sacar a la luz su compraventa puede acabar con el mercado negro y la actividad criminal asociada a él, aunque todo dependerá del precio que alcance el cannabis legal.

Artículos relacionados

Comentarios