La evolución de las remesas de dinero desde 1990 - Mapas de El Orden Mundial - EOM

Cartografía Economía y Desarrollo Mundo

La evolución de las remesas de dinero desde 1990

Descripción del gráfico

Las remesas de dinero se han convertido en el sustento principal de una de cada nueve personas en todo el mundo. Y el número no para de aumentar. No en vano, su volumen ya supera al de la inversión extranjera directa (547.679 millones de dólares estadounidenses en 2018 frente a 542.405 millones de IED) y triplica al de la ayuda oficial al desarrollo (165.594 millones), tal y como muestran los datos del Banco Mundial. Además, se trata de un tipo de ingreso mucho más estable que otro tipo de inversiones y que tiende a crecer en momentos de crisis, como ha sucedido durante la pandemia de coronavirus.

Se estima que en todo el mundo hay más de 270 millones de trabajadores migrantes que envían dinero a sus familias, la mayoría de ellas ubicadas en países de ingresos bajos y medios —fueron el destino del 76% de las remesas en 2019—. Este flujo es especialmente importante para países en vías de desarrollo con grandes diásporas como India, China, México o Filipinas, los principales receptores de remesas, donde gracias a este dinero millones de personas pueden acceder al sistema educativo, una atención médica de calidad e incluso una alimentación adecuada.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

En abril, el Banco Mundial (BM) pronosticó que las remesas se hundirían un 19,7% en los países de ingresos bajos y medios fruto de la pausa en multitud de sectores productivos y las cuarentenas que se decretaron a lo largo y ancho del planeta. Sin embargo, unos meses después, en octubre, el BM tuvo que corregir su estimación: el descenso esperado es finalmente de apenas un 7%. ¿La razón del cambio? Muchos trabajadores inmigrantes lograron conservar sus puestos de trabajo por ser considerados esenciales, otros pudieron acceder a países que antes vetaban su entrada para trabajar en sectores clave, como la agricultura o la enfermería, y otros se vieron beneficiados por los estímulos económicos que desplegaron muchos Gobiernos. De esta forma, millones de trabajadores extranjeros pudieron continuar enviando dinero a sus hogares, aunque se espera que en los próximos meses se produzca una nueva caída, más pronunciada esta vez.

Los países que más remesas envían y reciben

Artículos relacionados

Comentarios