Cartografía Economía y Desarrollo América del Norte

Estados Unidos y el seguro médico

Descripción del mapa

En Estados Unidos existe una paradoja que tiene a los seguros médicos como pivote: a pesar de que el país gasta alrededor de un 20% de su PIB en sanidad, algo más del 12% de los adultos estadounidenses no tienen ningún tipo de seguro médico, lo que les priva casi totalmente de acceder a servicios y cuidados sanitarios más básicos de forma asequible.

La relación entre ambos datos es que el sistema sanitario del país es tremendamente caro e ineficiente, aunque esté muy privatizado. La presencia pública en cuestiones sanitarias es casi testimonial, y se reduce a una asistencia mínima para aquellas personas con menos recursos. El hecho de que el sistema sanitario sea privado hace que las personas con un nivel económico más precario o sin un trabajo —muchos seguros sanitarios vienen con empleos— no puedan acceder a él. Por ello, en los estados donde más pobreza hay, especialmente al sur y el centro-oeste del país, es a su vez donde más personas desprotegidas a nivel sanitario.

Durante décadas, la lucha política en Estados Unidos se ha centrado en si el sistema sanitario está bien de forma privatizada o si por el contrario exige mayor presencia de lo público, como ocurre en muchos otros países en el marco del estado de bienestar. Así, el conocido plan impulsado por el expresidente Obama —conocido coloquialmente como Obamacare—, buscaba extender esta red de protección a personas con escasos recursos frente a la negativa del Partido Republicano. Sin embargo, la postura de los demócratas se está volviendo cada vez más radical en tema sanitario —radical en tanto que trasciende la posición tradicional del partido—, y se ha llegado a plantear un sistema de atención sanitaria pública con amplias coberturas.

 

Comentarios