Cartografía Política y Sociedad Europa

Las dos caras de la densidad de población en España

Descripción del mapa

Aunque España es el quinto país más poblado de la Unión Europea —cuarto si el brexit se acaba consumando—, presenta una dualidad en cuanto a densidad de población que hace del país un caso prácticamente único.

En líneas generales, la periferia territorial española tiene una densidad de población cercana o superior a la media del país, mientras que en el interior estos datos se desploman, existiendo áreas de Castilla o Aragón —el triángulo entre Teruel, Guadalajara y Soria o la zona entre Teruel y Cuenca— tan escasamente pobladas como algunos desiertos demográficos europeos como Laponia.

Este es el resultado de un proceso que se ha venido dando durante décadas, que no es otro que la progresiva despoblación de amplias áreas rurales del interior español en favor de las principales urbes regionales y nacionales. Así, nos encontramos con que las principales ciudades del país están cada vez más pobladas —a nivel cuantitativo y también en densidad—, al igual que zonas semiurbanas de la costa mediterránea.

La correlación con la pérdida poblacional en la última década es evidente: las provincias que más habitantes han perdido son, a su vez, las que menor densidad de población presentan. Frente a ella, las costeras y la provincia de Madrid ganan sustancialmente peso demográfico.

Esta diferencia creciente entre interior y costa supone importantes problemas políticos, económicos y sociales para España, desde la representatividad de escaños en el Parlamento hasta la financiación de servicios públicos necesarios para una población cada vez más envejecida.

Comentarios