La competitividad regional en la Unión Europea - Mapas de El Orden Mundial - EOM
Índice de competitividad de las regiones de la Unión Europea

Cartografía Economía y Desarrollo Europa

La competitividad regional en la Unión Europea

Descripción del mapa

“La competitividad regional es la capacidad de una región para ofrecer un entorno atractivo y sostenible para que las empresas y los habitantes de un país vivan y trabajen en ella”, esa es la definición que la Comisión Europea utiliza para elaborar el Índice de competitividad regional (RCI, por sus siglas en inglés) cada tres años. A diferencia de otras aproximaciones, la institución comunitaria integra la perspectiva tanto de las empresas como de las personas, lo que le permite reflejar una imagen que va más allá del Producto Interior Bruto.

En concreto, el Índice de competitividad regional de 2019 analiza el rendimiento de 268 regiones europeas a nivel NUTS-2, el equivalente a las comunidades autónomas españolas, los voivodatos polacos o los landers alemanes. Al tratarse de un concepto muy complejo que depende de una multitud de variables, el RCI tiene en cuenta un total de 74 indicadores que divide más tarde en tres categorías (factores básicos, eficiencia e innovación). De esta manera, el resultado final permite realizar comparaciones mucho más exactas que los indicadores a nivel nacional, así como medir el impacto de estrategias de desarrollo regional como la política de cohesión de la propia Unión Europea.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

Aunque en los últimos años se ha llevado a cabo una gran cantidad de acciones políticas para mejorar la resiliencia de las economías de la UE, lo cierto es que no todos los países, regiones ni ciudadanos se han beneficiado del crecimiento económico en la misma medida. De hecho, algunas regiones, sobre todo las del sur y el este de la Unión, continúan lidiando con elevadas tasas de desempleo y un mercado laboral inestable, ingresos de los hogares por debajo de los niveles previos a la crisis de 2008 e infraestructuras precarias, especialmente en el terreno digital. Esto conduce a profundas diferencias tanto a nivel comunitario como a nivel nacional, algunas de las cuales no hacen sino aumentar.

¿Cómo se han repartido los fondos regionales de la Unión Europea?

Más allá de la brecha este-oeste y norte-sur, las capitales y las zonas metropolitanas también presentan una competitividad varios puntos por encima de la media europea. De hecho, la «banana azul», referida en 1989 por un grupo de geógrafos franceses y que hace alusión a un corredor altamente urbanizado e industrializado en el centro de Europa, es fácil de identificar en el mapa del Índice de competitividad europeo —desde Londres y sus alrededores hasta Lombardía, pasando por el Benelux y Baviera—. Es un suceso generalizado en la UE: las capitales son las zonas más competitivas de todos los países, con las únicas excepciones, precisamente, de los Países Bajos, Italia y Alemania, donde Utrecht, Lombardía y Baviera, respectivamente, son las regiones que reflejan un desempeño más eficiente.

La banana azul europea

Artículos relacionados

Comentarios