Suscripción Política y Sociedad América del Norte

Giro conservador en la curia estadounidense

Giro conservador en la curia estadounidense
Fachada de la Corte Suprema. Fuente: Capitolio de EE. UU.

En menos de dos años como presidente, Donald Trump va a tener la oportunidad de nombrar a dos magistrados de la Corte Suprema de Estados Unidos. En un país hiperjudicializado, donde su tribunal más importante ha tenido en sus manos algunas de las decisiones más importantes de la Historia del país, Trump tiene la ocasión de dejar su legado en las manos de los magistrados que proponga.

El pasado 26 de junio el presidente Trump twitteaba impresionado al conocer que la Corte Suprema daba la razón a su Administración en la imposición de un veto migratorio a ciudadanos procedentes de países de mayoría musulmana. Sin embargo, no sabía que menos de 24 horas después una noticia aún mejor llegaría de manos del magistrado cuyo voto había sido decisivo en la sentencia. Washington enloquecía al conocer que el magistrado Anthony Kennedy se jubilaba.

La trascendencia de este suceso es monumental, no solo por el estado en el que quedará la Corte Suprema de Estados Unidos, sino por el enorme impulso que da a la presidencia de Trump este movimiento, que tiene una oportunidad única de mantener su mayoría en la Cámara de Representantes y el Senado en las elecciones de noviembre y que supondría un paso definitivo hacia la consolidación de su figura frente al establishment republicano. Para ponerlo en perspectiva, un control prolongado del Congreso, con una mayoría decisiva de magistrados conservadores en la Corte Suprema potencialmente favorables a Trump, podría ser clave de cara a su reelección y un Gobierno federal monopolizado por el Partido Republicano.

Se llegue o no a e...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por 50 € al año