En el foco Geopolítica América Latina y el Caribe

El Foro de São Paulo, en busca del sueño latinoamericano

El Foro de São Paulo, en busca del sueño latinoamericano
Los dos mandatarios de Cuba —de chaqueta— y los presidentes de Venezuela y Bolivia —en camisa—, en el foro. Fuente: Opera Mundi

Durante la segunda quincena de julio tuvo lugar un encuentro en La Habana del que apenas se ha hecho eco ningún medio internacional: el Foro de São Paulo. Bajo el lema “Unidad, integración y lucha contra el neoliberalismo”, más de cien delegaciones de partidos de la izquierda latinoamericana se reunieron para celebrar este foro anual. ¿A qué desafíos se enfrenta la izquierda latinoamericana este año y qué estrategia ha diseñado para hacerles frente?

En 1990, en plena caída de la Unión Soviética y la debacle del socialismo en los Balcanes, Fidel Castro y Lula da Silva fundaron el que habría de ser el nuevo faro que alumbrara a la izquierda en Latinoamérica. Este movimiento respondía a la necesidad de equilibrar la balanza de fuerzas en un nuevo orden mundial tras la caída del muro de Berlín. Concebido como un foro de partidos y movimientos sociales de izquierda de corte antiimperialista, pretendía ser un espacio donde poder articular políticas y estrategias comunes.

En el momento de su creación, el único partido de izquierdas que ostentaba el poder era el Partido Comunista en Cuba, que soportaba con sufrimiento el llamado periodo especial. El resto de la región se vio inmersa en un programa neoliberal de reformas impulsado por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, popularmente conocido como Consenso de Washington, que incluyó privatizaciones a gran escala y desregulación financiera. Esta política económica terminó con el ciclo de hiperinflación y deuda que aquejaba a América Latina en los 80, el cual provocó un aumento desmesurado de la brecha social y un crecimiento de la pobreza.

El deseo de cambio de la ...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por 50 € al año