¿En qué consiste el nuevo tratado firmado entre Mercosur y la Unión Europea? - El Orden Mundial - EOM
EOM explica Economía y Desarrollo América Latina y el Caribe Europa

¿En qué consiste el nuevo tratado firmado entre Mercosur y la Unión Europea?

¿En qué consiste el nuevo tratado firmado entre Mercosur y la Unión Europea?
Fuente: Wikipediow

Con la firma de un tratado comercial entre Mercosur y la Unión Europea se cierran más de veinte años de negociaciones. Por eso, nuestro lector @Kumavix nos ha preguntado a través del formulario de EOM explica por los entresijos del acuerdo.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

El 28 de junio de 2019 se cerró el esperado acuerdo entre Mercosur y la Unión Europea con miras a promover el comercio y la integración de ambos bloques regionales. Así pues, dos décadas después de que empezaran las negociaciones, los países integrantes de ambas organizaciones han anunciado la firma de un tratado: el Acuerdo de Asociación Estratégica.

Sin embargo, el tratado va más allá de los beneficios comerciales, pues se perfila como una apuesta por el multilateralismo y la liberalización económica en un momento de tendencias proteccionistas. Asimismo, resulta especialmente oportuno para que las regiones europea y latinoamericana traten de erigirse como actores fundamentales en el escenario internacional. Mercosur, por su parte, lograría así forjar su primer tratado comercial de gran envergadura desde su constitución en 1991, cuando Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay decidieron unirse para formar el Mercado Común del Sur.

Las importaciones y exportaciones de las regiones de la Unión Europea y Mercosur ascienden a casi 100.000 millones de dólares, por lo que este acuerdo tiene gran relevancia para ambas. Fuente: Statista

Este acuerdo busca mejorar los intercambios comerciales entre los países europeos y latinoamericanos, reduciendo los aranceles y las barreras para las exportaciones y facilitando el intercambio de servicios. Otra de las pretendidas ventajas es la reducción de precios para los consumidores, así como el beneficio para las pequeñas y medianas empresas e, incluso, el respeto al medioambiente. 

Para comprender mejor su alcance merece la pena analizar algunas de sus características fundamentales. En primer lugar, una de las líneas más importantes del convenio es la reducción de aranceles que ambas partes realizarán en algunos de sus sectores más importantes: los países miembros de Mercosur eliminarán los aranceles de productos como los automóviles, las partes de estos, la maquinaria, los productos químicos o los fármacos, mientras que la Unión Europea reducirá el 99% de los aranceles existentes en torno a bienes agrícolas, incluyendo un 82% de productos que dejarán de tener cualquier tipo de impuesto. Otras cuestiones como las medidas técnicas y sanitarias también deben ser armonizadas.

A la liberalización del mercado de bienes se suma la del de servicios, un sector que ya generó a la Unión Europea 23.000 millones de euros en exportaciones a Mercosur en 2017. Asimismo, los países latinoamericanos se comprometen a eliminar las barreras de un sector hasta ahora muy protegido: el de los concursos públicos, en los que las empresas europeas podrán competir con mayores facilidades que otras entidades internacionales. Otras medidas contempladas en el tratado incluyen la inclusión de un mecanismo de resolución de conflictos o el respeto por los derechos de la propiedad intelectual.

Pero el tratado no ha sido igualmente bien acogido por todas las partes, y ya hay muchas críticas cercándolo. En primer lugar, se ha apuntado a la escasa transparencia y el secretismo de la negociación, pues aún no se ha dado a conocer el contenido literal del acuerdo. A esto se suma la opinión de quienes consideran que negociar con el presidente brasileño Bolsonaro —que ha negado la seriedad del problema climático en repetidas ocasiones— pone en duda la voluntad de la Unión Europea por frenar el desastre medioambiental.

No obstante, las críticas más importantes son probablemente las pronunciadas desde Francia, país en el que la agricultura es especialmente importante y probablemente uno de los que se verían más afectados por la liberalización del sector agropecuario. Quizá ello explique la inclinación de Macron a oponerse al tratado, además de las preocupaciones del presidente francés por la gestión de Bolsonaro de los incendios del Amazonas. En este mismo sentido se han movilizado organizaciones y políticos de regiones españolas, preocupadas por las posibles consecuencias que podría desencadenar en el empleo local.

En definitiva, la extensa liberalización comercial propuesta por el Acuerdo de Asociación Estratégica no ha convencido aún a todos los involucrados, y está por ver si logrará pasar la barrera de las ratificaciones parlamentarias.

Para ampliar: “Deforestación y fuego en el Amazonas de Bolsonaro”, Eduardo Saldaña en El Orden Mundial, 2019

El Orden Mundial

Somos un grupo de jóvenes analistas especializados en distintas áreas de Relaciones Internacionales. Nuestro objetivo: comprender cómo funciona el mundo.

Comentarios