Geopolítica Antártida y Ártico Mundo

¿De quién es la Antártida?

¿De quién es la Antártida?
Barcos de la marina brasileña en la Antártida. Fuente: Marina de Brasil

Con más de 14 millones de kilómetros cuadrados, la Antártida es el cuarto continente más grande del planeta. En esta extensión predominan el hielo, el frío, el viento y una infinidad de recursos naturales por explotar. Sin embargo, nadie, ni siquiera las grandes potencias, ha logrado hacerse con el control de las tierras más australes del mundo. ¿Cómo quedó la Antártida al margen de las luchas políticas y económicas mundiales?

Hace casi un siglo que asistimos a la conmemoración de una de esas grandes hazañas que marcan un antes y un después en la Historia de la humanidad. Nos estamos refiriendo concretamente a la expedición del noruego Roald Amundsen, quien el 14 de diciembre de 1911 consiguió alcanzar por primera vez el polo sur terrestre. Desde entonces, muchos otros exploradores se lanzaron a la conquista de este nuevo continente helado, viajes que muchas veces vendrían acompañados por reivindicaciones territoriales sobre la Antártida.

No olvidemos que ya en 1908 el Reino Unido había reclamado soberanía territorial sobre todas las tierras al sur del paralelo 60º sur, entre los meridianos 20º y 80º oeste —siempre con vértice en el polo sur—, un territorio con una superficie aproximada de 1.709.400 km2. Otros Estados, animados por esta nueva ola de interés por el continente helado y la acción pionera inglesa, pusieron sus reivindicaciones sobre la mesa. En 1923 Nueva Zelanda hizo lo propio sobre la llamada Dependencia Ross, la cual comprende todas las tierras entre las longitudes 160º este y 150º oeste. Un año después, Francia reclamó la soberanía sobre la llamada Tierra Adelia, entre los meridianos 136º y 142º este. Además de estas primeras demandas territoriales, se produjeron otras por parte de Australia en 1933, Noruega en 1939, Chile en 1940 y Argentina en 1942. Las reclamaciones de Reino Unido, Nueva Zelanda, Francia, Australia y Noruega han sido aceptadas mutuamente; caso distinto son las reclamaciones chilenas y argentinas, las cuales se producen sobre terrenos que ya habían sido reclamados total o parcialmente por Reino Unido.

Territorios reclamados en la Antártida.

Es significativo resaltar que durante estos años ni la Unión Soviética ni Estados Unidos realizaron reivindicación territorial alguna sobre la Antártida, si bien tampoco reconocieron las hechas por otros Estados. Esto se debió a que ninguna de las dos potencias quería extender su pugna mundial a la Antártida, hecho que facilitó mucho las negociaciones sobre el futuro estatus jurídico que tendría el continente helado.

Las primeras negociaciones sobre la soberanía

El primer intento para establecer un régimen jurídico especial para la Antártida vino de la mano de Estados Unidos. Tratando de atajar tempranamente el problema, propusieron en agosto de 1948 que quedara bajo la tutela de las Naciones Unidas y administrada por Argentina, Chile, Australia, Francia, Reino Unido, Nueva Zelanda y el propio Estados Unidos. Sin embargo, desde un primer momento esta idea se encontró con la oposición frontal de los cuatro primeros países y Noruega, que aún esperaban poder integrar territorios de la Antártida bajo su soberanía. Tras este primer fracaso de encontrar una solución al problema que suponían las reivindicaciones territoriales sobre la Antártida, la situación pasó a un segundo plano internacional durante dos años. El continente antártico no volvió a suscitar interés en las grandes potencias hasta que en 1950 la URSS anunció que no aceptaría ningún acuerdo sobre la Antártida en el que no estuviera representada.

Ante esta situación, era evidente que el problema necesitaría una solución de consenso. En un principio, podía parecer algo bastante difícil, pero acabaría siendo propiciada por los esfuerzos de la comunidad científica internacional, que en 1957, coincidiendo con la celebración del Año Geofísico Internacional, consiguieron que todos los Estados implicados permitieran el libre acceso a científicos de cualquier nacionalidad, así como el libre intercambio de sus resultados. La comunidad científica consiguió algo que a la diplomacia le había resultado imposible: un clima de cooperación y dialogo internacional sobre la Antártida. Este nuevo contexto favoreció la firma el 1 de diciembre de 1959 del Tratado Antártico. En este documento, Argentina, Australia, Bélgica, Chile, Francia, Japón, Reino Unido, Nueva Zelanda, Noruega, Estados Unidos, Sudáfrica y la Unión Soviética se comprometían a una serie de puntos básicos sobre el continente blanco. El tratado entraría en vigor el 23 de junio de 1961.

El Tratado Antártico

El tratado, antes de desarrollar todo su articulado, define qué se entiende por “espacio antártico”: aquel que se encuentre al sur de los 60 grados de latitud sur, incluyendo todas las barreras de hielo. Desde el primer artículo, el texto jurídico dota al continente de un régimen jurídico especial desde el establecimiento de su desmilitarización. El espacio en cuestión se utilizará para fines exclusivamente pacíficos: se proclama la libertad de investigación y cooperación científica en la Antártida y quedan terminantemente prohibidas las bases militares, la realización de maniobras militares o el ensayo de cualquier tipo de armas. Asimismo, se prohíbe toda explosión nuclear y la eliminación de desechos radiactivos en la región. Hay que recordar que en el ámbito de la Guerra Fría estas cuestiones tenían una importancia capital y alejaban al continente antártico de cualquier confrontación militar entre el bloque occidental y el soviético.

Por otro lado, el tratado dictamina la congelación de todas las pretensiones de soberanía territorial sobre la Antártida, de tal forma que durante su vigencia no puedan hacerse nuevas reclamaciones o ampliar las anteriormente hechas. Correlativamente, no quedaban anulados ni se renunciaba a los derechos de soberanía territorial que los Estados habían reclamado previamente. Además, el tratado concede el derecho a nombrar observadores con libertad de acceso a todas las regiones de la Antártida con el fin de asegurar el cumplimiento de los objetivos del tratado. También impone la celebración de reuniones periódicas entre los Estados firmantes y aquellos a los que se ha concedido carácter consultivo por haber realizado misiones científicas importantes en la Antártida. De estas convenciones surgirán compromisos como la conservación de la flora, la fauna y los recursos marinos vivos del continente.

El Protocolo de Madrid

A pesar del increíble avance que supuso en un primer momento la firma del tratado, en 1991 se decidió ir un paso más allá en la conservación del continente helado. Cuestiones como el cambio climático y la necesidad de proteger los diversos ecosistemas de nuestro planeta empezaban a estar en la agenda de muchos Gobiernos del mundo, por lo que también tuvieron su eco sobre la cuestión antártica. El particular ecosistema que el continente helado representaba debía ser protegido; es por ello por lo que, en concordancia con esas nuevas preocupaciones sobre el planeta, se firmaría el llamado Protocolo Ambiental del Tratado Antártico o Protocolo de Madrid.

Este reglamento fue firmado el 4 de octubre de 1991 en Madrid por los integrantes del tratado y prohibía cualquier tipo de explotación de los recursos minerales de la Antártida, salvo para fines científicos. Esta prohibición, que solo puede ser levantada por acuerdo unánime de todas las partes, alejaba a la Antártida de posibles rapiñas por sus grandes recursos minerales. Se convertía así el continente en uno de los pocos lugares del mundo en el cual, hasta ahora, hombre y naturaleza han sabido coexistir. Lo que un día fue la más apartada e inhóspita de las regiones terrestres es hoy un ejemplo de cooperación y convivencia para toda la humanidad.

Para ampliar: “La Antártida, el último deshielo”, Astrid Portero en El Orden Mundial, 2017

22 comentarios

  1. y…¿ el Ártico?

  2. Información errada en el mapa. Argentina tiene presencia desde 1904 http://es.m.wikipedia.org/wiki/Base_Orcadas

  3. No se habla de presencia, sino de una reclamación formal del territorio.

    • Claro que sí se ha realizado el reclamo formal conjuntamente con Chile. El artículo IV del Tratado Antártico avala esta posesión histórica, pues sentamos precedentes conjuntamente.

  4. Muy buen artículo Albiac!

  5. Hay mucha información sesgada y errada. Argentina es el unico pais con presencia permanente desde 1904. Inglaterra reclamó oficialmente el territorio en 1908 con la ley de patente que incluia como propia la actual patagonia chilena y argentina. Se imaginan posible tal cosa? pues sucedio y cayo en desgracia por peso especifico propio. Argentina y Chile son los unicos paises que se reconocen derechos de soberania mutuos en la antartida ( con la delimitacion de limites pendiente). Comparto algunas preguntas de filosofia (geo) politica, que son las que intenta responder el derecho internacional (aquello radicalmente opuesto a los actos facticos, de fuerza). A quien le pertenece legitimamente un territorio deshabitado?: al que llego primero? al que esta mas cerca? al que puede garantizar capacidad efectiva de ocupacion permanente? al mas poderoso? seguramente una combinacion de varias a excepcion de la ultima no?

  6. Argentina tiene presencia desde 1904.al tener presencia no tendría ocupación del territorio?..y por ende..no estaría reivindicando el territorio como propio?/ una de piratas.

  7. Ninguna nación debe sentirse con el derecho de reclamar nada de ese continente, de debe seguir usando con fines ciéntíficos y cooperación internacional y punto. Hemos demostrado con creces que no nos merecemos nada del continente más limpio del planeta. Si vamos más y sabiendo la naturaleza humana entraremos en guerras y destruiremos.

  8. Argentina esta
    de 1904..creo q eso la convierte en la primera y en la dueña…crean o nó..le vale

  9. La infografía contiene errores muy graves en cuanto a la fecha desde la que Argentina tiene permanecia estable en el continente antártico. Ver lo siguiente:

    http://liganaval.org.ar/revista/592_6.htm
    http://www.marambio.aq/diaant.htm
    http://www.dna.gob.ar/DIVULGAC/HISTORIA.HTM

  10. por ahora es de los científicos por consenso de las partes involucradas que pretenden territorialidad.. saludos profesora.

  11. Por qué Noruega reclama? Qué tiene por ahí cerca?

  12. ?Porqu’e al norte de la Antártida se le llamó Neuschwabenland? Quizá porque los años treinta Alemania hizo exploraciones científica por aquella zona?

    Juan Alegre Gonzalez
  13. siempre la humanidad aferrandose a intereses de nuestro planeta. que balentia. seguro que si estuviera en el norte no uviera discusion alguna.

  14. CHILE CASI NO TIENE TERRITORIO

  15. que pasa se copia todo

  16. no entiendo este articulo aparece en varias paginasd

  17. Como las potencias del norte están tan lejos, decidieron que no había que ejercer soberanía, ya que probablemente no les iba a tocar nada. Es así de simple.

  18. hola: veo que existe un sector de la antartica no reclamado. A partir de esta fecha yo lo reclamo solemnemente. Y prometo hacerme cargo de esta franja antartica de una manera pacifica y por el bien bien de la humanidad