En el foco Economía y Desarrollo América del Norte

Cuando Trump mandó a Harley-Davidson al desguace

Cuando Trump mandó a Harley-Davidson al desguace
Fuente: Tim Vrtiska

Harley-Davidson Motor Company ha sido desde hace décadas un símbolo de Estados Unidos. La marca de motos no es solamente la más importante del país y un icono de la cultura popular estadounidense, sino que es una referencia de los valores y el espíritu que han definido a los EE. UU. del siglo XX. Sin embargo, desde hace unos años y con la llegada de Trump a la Casa Blanca, Harley se ha convertido más bien en la metáfora del Estados Unidos que intenta sobrevivir a la decadencia que vive el país mientras hace frente al nacionalismo populista de parte de su clase política.

Hace un año Donald Trump se enfrascaba en una pelea arancelaria internacional con China y con sus socios europeos que dejaba atónito al planeta. A golpe de 240 caracteres, el presidente estadounidense se ha dedicado a defender su estrategia comercial y poner patas arriba los mercados. Sin embargo, la decisión de imponer aranceles a productos chinos desde 2018 y la escalada de tensiones con sus socios europeos no solo afectó a las relaciones entre los Estados, sino que la escalada de tensiones comerciales y la imposición de aranceles pilló a muchas empresas en un fuego cruzado que no esperaban.

Harley-Davidson Motor Company es una de esas empresas. Pese a la tranquilidad ilusoria que se ha vivido en estos últimos meses, hace unos días Trump decidía hacer saltar todo por los aires imponiendo nuevos aranceles a los productos chinos y tirando por tierra las conversaciones que se estaban manteniendo. La amenaza del mandatario volvió a despertar los peores temores de aquellas empresas que, como Harley, pensaban que las cosas se estaban relajando.

La marca de motos que ha definido el espíritu motero de este siglo pasado en Estados Unidos no está pasando por sus mejores momentos. El ...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por 50 € al año