Estatus legal del aborto en América Latina

Cartografía Política y Sociedad América Latina y el Caribe

La regulación del aborto en América Latina

Descripción del mapa

Tan solo tres países de América Latina, cuatro si también se tiene en cuenta Guyana, permiten la interrupción voluntaria del embarazo dentro de unos plazos establecidos: Cuba, Puerto Rico y Uruguay, así como los estados de CDMX y Oaxaca en México, tal y como refleja el análisis del Center for Reproductive Rights. Este reducido grupo de países representa una excepción a la regla que se extiende por toda la región y que, salvo casos muy concretos —riesgos para la salud de la madre o el bebé, violaciones o incestos—, prohíbe el aborto. Incluso hay cinco países que lo rechazan bajo cualquier circunstancia: República Dominicana, Haití, Honduras, Nicaragua y El Salvador.

Esta estricta regulación conduce a que hasta el 97% de las mujeres latinoamericanas en edad fértil vivan en países donde el aborto no está permitido y, aunque los datos son imprecisos, se estima que entre cinco mil y diez mil mujeres pierden la vida al año en un aborto clandestino. De esta forma, además de ser un problema de salud pública, el aborto es también uno de índole política, ya que las mujeres no pueden decidir de forma legal sobre sus propios cuerpos, agravando así la pobreza y la violencia crónica en la que viven.

Diez mapas y gráficos para entender la brecha de género

En total son dieciocho los países que prohíben la interrupción voluntaria del embarazo en todo el mundo: República Dominicana, Haití, Honduras, Nicaragua y El Salvador en América Latina; Malta, Andorra y San Marino en Europa; Filipinas y Laos en Asia; y Congo, Egipto, Gabón, Guinea-Bissau, Madagascar, Mauritania, República Democrática del Congo y Senegal en África. La gran mayoría de ellos comparte una serie de características socioeconómicas: pobreza, desigualdad, regímenes autoritarios y gran presencia de la religión.

Si bien es cierto que la ola feminista que recorre América Latina y que clama por los derechos de la mujer —en Argentina la legalización del aborto está más cerca que nunca— está ejerciendo una gran presión para derribar la barrera del aborto, en el lado opuesto del tablero el auge de la Iglesia evangélica choca frontalmente con sus aspiraciones. En varios países latinoamericanos, con Brasil y Bolivia a la cabeza, esta corriente del cristianismo está ocupando espacios de poder y, haciendo uso de su influencia, trata de socavar el debate en torno a la despenalización del aborto.

El aborto, la eterna deuda con las mujeres latinoamericanas

Comentarios