Cartografía Mundo

¿Qué país hace más películas?

Descripción del gráfico

En un tiempo en el que el sentimiento y el orgullo nacional se han situado en el epicentro del discurso político, el arte es una de las formas predilectas de la población para poner en valor su cultura. En ese contexto, el cine nacional vive uno de sus mejores momentos, con industrias pujantes a lo largo y ancho del planeta.

Aunque en el mundo occidental el cine estadounidense copa las carteleras, los datos del Instituto de Estadística de la Unesco reflejan que India domina la producción de cine nacional global en términos absolutos —número de largometrajes—. Su industria cinematográfica es en realidad un conglomerado de producciones regionales que recogen la diversidad lingüística del país indio.

Después de la India, China y Estados Unidos se erigen como los grandes productores de cine nacional en el mundo. El país chino está reforzando su apuesta por el séptimo arte, pero, a diferencia de las industrias de Bollywood y Hollywood, China no consigue rentabilizar su inversión. Prueba de ello es que en 2018 el cine nacional acaparó el 62% de los ingresos en taquilla, su mejor registro histórico, pero más de la mitad de esos ingresos fueron a parar a tan solo un 2% de las películas nacionales. La fuerte censura del Partido Comunista Chino apaga el interés de sus compatriotas por el cine local.

Asimismo, en el top 15 se cuela otro país asiático, Corea del Sur, aunque Europa es el continente más representado con hasta cinco naciones, con Francia, Reino Unido y España en cabeza. En América Latina, Argentina, México y Brasil sobresalen como los grandes productores de cine nacional.

Este tipo de largometrajes está ganando especial importancia en México, Corea del Sur, Argentina y Turquía, que han aumentado su producción más de un 100% desde 2011. En la dinámica opuesta se sitúan los países anglosajones, que en 2017 produjeron menos películas nacionales que seis años antes.

Comentarios