¿En qué países hay más casos de malaria? - Mapas de El Orden Mundial - EOM
Países con más casos de malaria en relación a los habitantes

Cartografía Política y Sociedad Mundo

¿En qué países hay más casos de malaria?

Descripción del gráfico

La malaria, también conocida como paludismo, es una enfermedad potencialmente mortal que se propaga a través de los parásitos que transmiten al ser humano los mosquitos hembra infectados del género Anopheles. Se estima que en 2019 alrededor de 229 millones de personas la contrajeron en todo el mundo, de las cuales 409.000 perdieron la vida. La mayoría de los casos se concentran en África, concretamente el 94%, mientras que los niños menores de cinco años son el grupo poblacional más vulnerable: representaron el 67% de todas las muertes por paludismo en 2019.

Los síntomas suelen aparecer entre diez y quince días después de la picadura del mosquito infectado, y en un principio puede ser complicado identificar el origen palúdico de las primeras complicaciones (fiebre, dolor de cabeza y escalofríos). Los niños gravemente afectados por la malaria acaban manifestando anemia grave, sufrimiento respiratorio y/o paludismo cerebral, complicaciones que si no son tratadas a tiempo pueden ocasionar la muerte.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

Al contrario de lo que se piensa, la malaria es una enfermedad muy extendida y en 2019 la mitad de la población mundial corría el riesgo de ser infectada. La mayoría de los casos se dan en África subsahariana, región a la que pertenecen los quince países con más casos de malaria por habitantes que viven en áreas con transmisión del mundo, tal y como muestran los datos de la Organización Mundial de la Salud de 2018, pero no es la única zona gravemente afectada. No en vano, el paludismo también tiene una alta incidencia en regiones como Asia sudoriental, el Mediterráneo oriental, el Pacífico occidental y las Américas.

Hasta la fecha, la lucha contra la malaria se centraba en las medidas antivectoriales, es decir, en acabar con los insectos portadores del virus. Para ello, el tratamiento de mosquiteras con insecticidas y la fumigación de interiores han sido las herramientas más utilizadas. En los últimos años también se ha potenciado el uso de antipalúdicos, fármacos que detienen la infección y previenen la enfermedad. Sin embargo, desde 2019 la lucha contra el parásito ha entrado en una nueva fase: en ese año se comenzó a introducir la primera vacuna contra el paludismo en zonas de transmisión elevada en Ghana, Kenia y Malawi. En los ensayos clínicos a gran escala, esta evitó que cuatro de cada diez niños inmunizados lo contrajeran durante un periodo de cuatro años, por lo que la vacuna RTS,S/AS01 (RTS,S) jugará un papel muy importante en el objetivo de la Organización Mundial de la Salud de reducir la incidencia del paludismo al menos en un 90% para 2030.

Los países con más casos de lepra

Artículos relacionados

Comentarios