Cartografía Cultura Oriente Próximo y Magreb

El origen del judaísmo

Descripción del mapa

El judaísmo es una de las religiones más antiguas de la historia y la primera que se erigió claramente como monoteísta. Los judíos son seguidores del dios Jehová, quien, según la Biblia, transmitió su legado a los hebreos a través de Moisés y los Diez Mandamientos en el Monte Sinaí. Precisamente, el Antiguo Testamento cristiano son los textos sagrados del judaísmo —el Tanaj—, pero los judíos no reconocen a Jesús como el hijo de Dios y, por tanto, el Evangelio no forma parte de sus escrituras sagradas.

Siempre según la Torá, Abraham fue el primero de los patriarcas judíos, la denominación bíblica que reciben los cabezas de familia hebreos que recibieron la bendición y el cuidado de Dios. La tradición cuenta que en Ur, en el actual Irak, Jehová le encomendó a Abraham la tarea de dejar su patria para poner rumbo a Canaán, la Tierra Prometida. El camino de Abraham terminó en Hebrón, donde murió a la edad de 175 años. Su hijo Isaac fue el segundo patriarca en la historia del judaísmo y, a su vez, el hijo de este y nieto de Abraham, Jacob, el tercero.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

Jacob tuvo doce hijos que se repartieron por todo el territorio de Canaán, dando lugar a las 12 tribus de Israel. Sin embargo, el hambre y la sequía empujaron a todas sus familias hacia Egipto, donde sus descendientes fueron esclavizados durante 400 años. No fue hasta la llegada de Moisés, que recibió la orden de Dios de liberar al pueblo israelita en Egipto, convirtiéndose así en el primer y único profeta judío, cuando los hebreos regresaron a la Tierra Prometida tras 40 años de éxodo a través del desierto.

En la actualidad hay 14 millones de judíos en el mundo, el 0,2% de la población mundial. La mayoría de ellos reside en Norteamérica —el 43,6%— y Oriente Próximo —el 40,6%— y, aunque el judaísmo se ha caracterizado por haber estado disperso por todo el planeta, en estos momentos dos países aglutinan cuatro quintas partes de la toda la población judía: Estados Unidos e Israel. De hecho, Israel es el único país en el que los seguidores de esta confesión son mayoría —el 76%—.

7 comentarios

  1. Mencionar a Jehová como dios de los judíos es todo un catastrófico error y una muestra de bajo respeto. En realidad, para los judíos, el tetragrama es inefable, hasta el punto que cuando lo deletrean, modifican fonéticamente la hei por kei, (la segunda y cuarta letra). Cuando lo van a nombrar/leer dicen, HaShem (El Nombre) o Shem HaMeforash (Nombre Especial), entre otros. La hermenéutica hebrea es aún más extensa en este asunto, pero básicamente, decir Jehová delante de un judío observante es, o una falta de respeto al Creador, o un intencionado mal uso del inefable nombre sagrado.
    יהוה

  2. Y aunque tuviéramos que nombrarlo nosotros, occidentales, de ningun modo sería Jehova (que es una transcripción totalmente erronea del tetragrama sagrado), linguisticamenli hablando, sino Yahveh. Decir Jehová es posicionarse ideológicamente con una secta.

  3. Lingüísticamente hablando tampoco sería correcto yaveh. Para pronunciar las palabras en hebreo, escritas en arameo, es decir sin vocales, se utilizaría la vocal utilizada para definir esa consonante.
    Por ejemplo, para vocalizar la Yod, diríamos Yo y no Ya. Sería más parecido a Yohevahe o Yuhevahe, y no Yaveh o Yaweh como dicen los judíos mesiánicos y algunos reformistas.

  4. No existe evidencia histórica de la presencia judía en Egipto. Dar veracidad a un relato religioso le quita todo el carácter científico a esta página.

  5. Hola muy interesante esta pagina que recién me acaban de pasar, solamente quiero decir que en el gráfico que muestra la Menorah o candelabro tenia siete brazos y no nueve como muestra el gráfico, saludos.

  6. Señores con el debido respeto, les puedo asegurar que no hay Antiguo Testamento Cristiano, La Torah, fue antes que el cristianismo, Ademas Jesus nunca dijo directamente ser el hijo de Dios. Deberian estudiar mas para hecer sus publicaciones

  7. • La pregunta de Caifás de Mc 14,61 y la respuesta de Jesús: «¿Eres tú el mesías, el hijo de Dios bendito?» «Sí lo soy».