Cartografía Política y Sociedad Europa

Los países más influyentes en la Unión Europea

Descripción del gráfico

Durante los años de la última crisis económica ha sido recurrente el debate sobre qué países eran más poderosos e influyentes en la Unión Europea. Por un lado parecía clara la importancia del llamado eje París-Berlín, pero más allá de esa clara relación, a menudo complementada por lugares como Bruselas —sede de la Comisión Europea— o Frankfurt —sede del Banco Central Europeo—, el poder se diluía y hacía más complicado de identificar.

Los expertos coinciden casi de forma unánime en que Alemania es el país más influyente en el club comunitario, seguida de Francia. No obstante, en el tercer puesto ya comienzan ciertas discrepancias a pesar de que la plaza la ocupa Reino Unido. Las resistencias a una mayor integración europea —como la Eurozona— y el posterior proceso de salida de la Unión han lastrado históricamente sus capacidades dentro de la comunidad. Si se lo hubiese propuesto, Londres hubiese sido el primer o segundo centro de poder comunitario.

Más allá de esto, siguen existiendo cuestiones previsibles y sorprendentes. Dentro de lo primero se encontraría la cuarta posición de Italia, uno de los socios fundadores de la Unión y un importante motor económico, especialmente el norte del país. En el segundo ejemplo se situaría la quinta posición de Polonia, un país con menos peso económico y demográfico que España pero que, por su cercanía con Alemania y por ser uno de los pilares clave del llamado Grupo de Visegrado, ha cobrado una notable influencia.

Y al igual que Polonia puede decirse que pelea por encima de su peso, a España le ocurre lo opuesto: la errática política exterior del país y un desinterés durante los últimos años en la política comunitaria han llevado a una pérdida de influencia en el club europeo.

 

Comentarios