Cartografía Política y Sociedad Europa

Las dos caras de los homicidios en Europa

Descripción del gráfico

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés) define homicidio como “la muerte ilegal infligida a una persona con la intención de causar la muerte o lesiones graves”. A partir de dicha definición, la UNODC elabora un informe anual sobre la tasa de homicidios de cada país del mundo.

El último trabajo publicado, relativo a los datos de 2017, refleja que la tasa de homicidios —asesinatos por cada 100.000 habitantes—  en Europa ha caído un 63% desde 2002. Los avances en la tecnología de la seguridad y el cada vez menos frecuente uso de efectivo —con homicidios relacionados con robos— son las razones detrás de esta disminución. Tanto es así que Europa no registra niveles de homicidios comparables con los de los lugares más violentos actualmente desde la etapa medieval o la moderna temprana.

Sin embargo, Europa no es la región con una ratio menor de homicidios intencionados del mundo, sino que Asia y Oceanía, con una tasa de 2,3 y 2,8 respectivamente, son los territorios más seguros en este sentido. Las Américas con 17,2 y África con 13 son, por el contrario, las regiones más inseguras.

Además, Rusia es el país con la mayor tasa de asesinatos en Europa: 9,2. Las antiguas repúblicas soviéticas parecen haber heredado tan cuestionable dato, con Ucrania, Lituania, Letonia, Armenia, Estonia y Azerbaiyán entre los primeros diez países europeos. En el lado opuesto, Luxemburgo, Suiza y Noruega son las naciones que registran menos asesinatos en Europa.

De hecho, Luxemburgo es el tercer país del mundo con una tasa menor de homicidios, solo por detrás de Japón y Singapur, que consiguen rebajar la cifra hasta los 0,2 asesinatos por cada 100.000 habitantes. España también presenta un buen dato que le sitúa como uno de los países con menor ratio de asesinatos en Europa, con una tasa de 0,7 homicidios intencionales.

1 comentario

  1. Falta Italia 🙂