Países con servicio militar

Cartografía Política y Sociedad Mundo

Los países con servicio militar obligatorio

Descripción del mapa

El servicio militar obligatorio como se concibe hoy en día, o conscripción, nació con la Revolución Francesa y la necesidad de disponer de grandes ejércitos. El servicio militar permitía preparar para la guerra a todos los hombres de un país y mantenerlos después del entrenamiento en la reserva, disponiendo así de grandes contingentes de tropas semiprofesionales. Sin embargo a finales del siglo XX y principios del XXI la conscripción fue perdiendo apoyos por su alto coste, la penetración del ideario pacifista en la sociedad, la reducción de grandes conflictos en gran parte del mundo y la cada vez mayor capacidad de ejércitos profesionales bien preparados.

Así en 2020 solamente 66 Estados mantienen el servicio militar obligatorio, aunque con grandes diferencias. En general la mayoría de Estados tienen un reclutamiento forzoso para la población masculina, siendo pocos los casos donde también se aplica a mujeres. Pero en Israel, por ejemplo, el servicio militar es obligatorio para hombres y mujeres, siempre que no sean judíos ultraortodoxos o drusos, y no para los árabes; en China se aplica a ambos sexos, pero solo se seleccionan a algunos reclutas entre la población disponible.

El servicio militar obligatorio, la geopolítica y la cohesión nacional

Camboya, Myanmar, Costa de Marfil o Nigeria no lo aplican aunque oficialmente pueden hacerlo, e incluso hay otros Estados que tienen la potestad de hacerlo en circunstancias excepcionales, como en estado de emergencia nacional —Uruguay o España— o en caso de falta de reclutas voluntarios para cubrir un mínimo de plazas —Chile, Bolivia o Portugal—.

Aunque el número de países que han eliminado la conscripción se ha ido reduciendo —Ecuador, Polonia, Croacia, Jordania…—, y otros como Moldavia y Taiwán tienen la intención de hacerlo a corto plazo, en los últimos años algunos países europeos se han planteado reintroducirlo o directamente lo han hecho, caso de Suecia y Lituania. La razón aquí es la percepción de Rusia como una amenaza próxima tras la anexión de Crimea y unas sociedades más diversas donde el servicio militar puede funcionar como cohesionador nacional.

Comentarios