Cartografía Cultura Oriente Próximo y Magreb

Las distintas corrientes del islam

Descripción del mapa

El islam es la segunda mayor religión del mundo. Tanto es así que en la actualidad una de cada cuatro personas son musulmanas. Sin embargo, su fuerte presencia no impide que, desde que el profeta Mahoma predicara la palabra de Alá en Arabia en el siglo VII, hayan surgido diferentes interpretaciones con grandes discrepancias entre sí.

La muerte del profeta en el año 632 abrió una profunda pugna en el seno del islam que se saldó en el 661, tras la Primera Fitna o guerra islámica, cuando sunismo y chiísmo separaron sus caminos. Los primeros consideraron que Abu Bakr, amigo de Mahoma, debía ser el nuevo líder, mientras que los segundos apoyaron a Alí, primo del profeta. Con la victoria del bando suní, el chiísmo quedó relegado a una minoría que ha sido desde entonces perseguida dentro del islam. 

La rivalidad entre ambas ramas musulmanas ha estado presente en infinitas pugnas por el poder en los países árabes, como en el Irak suní de Sadam Huseín —con la mayoría del país siendo chií—; la Siria dominada por la familia alauí Al Asad, una rama lejana del chiísmo; o la tensión regional entre Irán, bastión del chiísmo, y la Arabia Saudí del sunismo fundamentalista.

Junto con suníes y chiíes la Primera Fitna también dio pie al surgimiento de una nueva rama independiente dentro del islam: el jariyismo. El término árabe jariyí, “el que sale”, hace referencia al grupo de musulmanes que abandonaron el bando de Alí en el 657 cuando este aceptó una mediación entre él y su adversario. 

Pero los jariyíes tampoco fueron los primeros en apartarse de la doctrina única del islam. En realidad fueron los coranistas quienes decidieron seguir su propio camino tras el impulso que les dio el segundo de los califas ortodoxos —así se conoce a quienes gobernaron el imperio islámico tras la muerte de Mahoma—, Omar, quien prohibió el jadiz durante su mandato entre 634 y 644. El jadiz hace alusión a los hechos o dichos de Mahoma recogidos testimonialmente por segundas personas, los cuales no son considerados textos sagrados por los coranistas.

De forma paralela al desarrollo del islam oficial, el ascetismo o misticismo islámico siguió su propio curso hasta desembocar en el sufismo, caracterizado por tener sus propios valores, ritos, doctrinas e incluso instituciones y perseguir la unión mística con Alá.

2 comentarios

  1. Excelente resumen y el gráfico también¡!

  2. Hola, quién es el autor de la información??