Cartografía Política y Sociedad Mundo

El consumo de opioides en el mundo

Descripción del gráfico

El consumo de opioides en el mundo se ha convertido, según los datos del World Drug Report 2018 elaborado por Naciones Unidas, en un problema importante para numerosos países occidentales y para aquellos lugares que tienen un papel relevante en las rutas del tráfico de heroína.

Los opioides son sustancias que no proceden directamente de la amapola adormidera, como ocurre con los opiáceos, sino que se trata de sustancias sintéticas o semi-sintéticas surgidas a raíz del tratamiento de opiáceos como la morfina o que producen unos efectos similares a estos. Otra diferencia sustancial es que, precisamente por ser sustancias más sintéticas, sus efectos, al igual que los niveles de adicción, son bastante más elevados. Así, los opioides más conocidos son la heroína, la metadona o el fentanilo.

Estas sustancias tienen dos tipos de consumos diferenciados: personas que recurren a ellas de forma recreativa y aquellas que lo hacen por prescripción médica, normalmente como calmante sustitutivo de la morfina. Sin embargo, los problemas que han ocasionado estos perfiles son prácticamente idénticos, generando miles de personas adictas, con los consiguientes retos de salud pública que esto acarrea.

En el caso de la heroína, los niveles de consumo tienen correlación con las principales rutas de tráfico que existen en el mundo, tanto en países de tránsito como en los mercados finales.

Prácticamente todos los países de la lista coinciden en jugar un papel relevante en las rutas de la heroína, ya sea como país productor, de tránsito o destino final.

Con todo, otro de los grandes problemas reside en sustancias como el fentanilo, especialmente en Estados Unidos. Su uso masivo como calmante sustitutivo de la morfina ha llevado a generar miles de personas con problemas de adicción por todo el país, que cuando acaban sus tratamientos recetados acaban recurriendo a adquirirlas de forma ilegal y sin ningún tipo de prescripción médica. Esto ha llevado a que, de forma creciente, miles de estadounidenses mueran cada año por sobredosis por opioides.

Comentarios