En el foco Geopolítica Asia-Pacífico

La guerra oculta entre la CIA y China

La guerra oculta entre la CIA y China
Fuente: elaboración propia.

A la disputa comercial, tecnológica, política y militar entre Estados Unidos y China hay que sumarle la pugna entre sus agencias de inteligencia. La información sobre sus operaciones es escasa y, por su naturaleza, su veracidad debe estar siempre en entredicho. Pero las investigaciones que han trascendido dibujan una cruda batalla entre los servicios de inteligencia de los dos países por conseguir información sensible del contrario que les permita adelantarse a sus movimientos.

Entre bastidores, alejados de los ojos del público pero trabajando incesantemente, los espías estadounidenses y chinos se baten desde hace décadas. Es algo normal entre países adversarios e incluso entre aliados, como el Reino Unido y Estados Unidos durante la Primera Guerra Mundial, o como este último y Francia o Alemania, a cuyos líderes Washington ha espiado durante años. Pero durante la última década el pulso entre Estados Unidos y China se ha recrudecido.

La CIA pierde sus fuentes en China

La labor de los servicios de inteligencia es dar a los Gobiernos información útil para su toma de decisiones. Así, uno de los objetivos prioritarios de la agencia de inteligencia extranjera de Estados Unidos, la CIA, debe ser obtener información sensible sobre China, país que EE. UU. considera un adversario estratégico. Hacia 2010, la red de espías que la agencia había cultivado allí estaba en su mejor momento. Aprovechando la corrupción rampante de las instituciones chinas, la CIA consiguió que sus informantes ascendieran dentro de las estructuras del Partido Comunista Chino (PCCh) y del Ejército pagando sobornos.

Pero entre 2010 y 2012 la contrainteligencia china desmanteló las o...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por solo 5€ al mes