Suscripción Política y Sociedad Europa

Un toque de color sobre el telón de acero

Un toque de color sobre el telón de acero
Primer Orgullo LGTB de Kosovo (2017). Fuente: Prishtina Insight

El boicot en Hungría al musical de Billy Elliot se suma a otros sucesos LGTBfóbicos en Europa del Este, una región a caballo entre la herencia soviética y los valores europeos.

Los cines occidentales y plataformas como Netflix arrastran una racha de exitosas películas LGTB —Llámame por tu nombre, Heartstone, Con amor, Simón….— que no causan tanta sensación, pero sí revuelo, fuera de su burbuja. El reciente boicot en Hungría por parte de un medio orbanista al musical Billy Elliot por “apología de la homosexualidad” y porque “puede convertir a los niños en homosexuales” da una capa de barniz al oxidado telón de acero, un vestigio casi olvidado del mundo bipolar que vuelve a brillar… y dar sombra.

A pesar de que Budapest fue la primera ciudad del antiguo bloque comunista que celebró un Orgullo LGTB —en 1996—, en los últimos años Hungría y Macedonia han articulado un discurso conjunto de desacreditación de las ONG, a las que relacionan con el demonizado magnate húngaro George Soros. Los ataques físicos de la ultraderecha y la policía, verbales de religiosos y políticos e institucionales vía parlamentaria, así como la prohibición o disolución de la manifestación anual en Rusia, Ucrania, Turquía o Polonia, son la norma en un conjunto de países con una gran distancia entre la ley escrita y la aplicada y una opinión pública claramente desfavorable a los derech...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por 50 € al año