EOM explica

¿Cómo se otorga el estatus de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco?

¿Cómo se otorga el estatus de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco?
Logotipo del Patrimonio de la Humanidad de UNESCO. Fuente: Wikipedia.

Tras los importantes daños sufridos en uno de los monumentos más importantes del mundo, la catedral de Notre Dame, una lectora ha preguntado a través del formulario de EOM explica qué criterios se siguen para conceder la designación de Patrimonio de la Humanidad. 

Lugares como la ya nombrada catedral francesa, la estatua de la libertad neoyorquina, las pirámides egipcias o la muralla china forman parte de la larga lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, que reúne a más de  1.000 lugares de 167 Estados miembros. Entre los lugares que son Patrimonio de la Humanidad (también conocido como Patrimonio Mundial) se puede distinguir entre zonas culturales y naturales. 

El patrimonio cultural comprende monumentos, obras de arte, construcciones y zonas de gran valor arqueológico, mientras que el patrimonio natural son aquellas zonas o hitos de gran belleza o interés científico, ya sea desde un punto de vista geológico, o por su fauna y flora. Todo ello viene regulado por la Convención sobre la protección del patrimonio mundial, cultural y natural de 1972, la primera en la que se mencionan ambos tipos. Mediante este tratado se creó un organismo, el Comité del Patrimonio Mundial, que decidía sobre los criterios que debía cumplir un lugar para ser considerado Patrimonio de la Humanidad. 

Lo esencial es que la zona fuera de notable valor universal. Para saber qué comprendía esta definición, se decidió establecer diez criterios que lo regularan, y el lugar en cuestión debía cumplir al menos uno de ellos para poder ser considerado Patrimonio Mundial. Entre otros, destacan los criterios de constituir una “obra maestra” de la capacidad creadora del ser humano, representar valores esenciales para una cultura, ser un ejemplo especialmente valioso de un estilo artístico, conformar espacios de conservación de fauna y flora o alojar procesos geológicos o biológicos de importancia.

Sin embargo, el proceso para ser declarado patrimonio de la humanidad es complejo: se requiere que los Estados miembro elaboren una lista sobre los monumentos que se encuentran en su territorio y que consideren dignos de la distinción. Después, estos monumentos podrán ser nominados para que distintos organismos dependientes del Comité del Patrimonio Mundial los evalúe. Dicha nominación puede ser llevada a cabo por el propio país o por otro, siempre y cuando cuente con el consentimiento del país “nominado”. Una vez realizado este examen, el caso es trasladado al propio Comité para que decida, en una reunión anual, aceptar o no los lugares propuestos para la lista de Patrimonio de la Humanidad. El Comité está formado por representantes de 21 países de entre los 193 Estados parte de la Convención de 1972, que se escogen vez por la Asamblea General de firmantes cada 6 años —si bien muchos escogen voluntariamente permanecer solo 4 años para dar la oportunidad a otros Estados a formar parte del Comité—. La selección de los miembros del Comité debe cumplir las normas de equilibrio de representación entre regiones del mundo habitual en otros organismos de Naciones Unidas.

Pasar a formar parte de esta lista supone que los lugares pasan a optar a contar con una ayuda internacional de gran relevancia en cuestión de conservación, preservación o rehabilitación de bienes que conformen este patrimonio. Asimismo, se puede contar con beneficios económicos como los otorgados por el Fondo de Patrimonio Mundial. Los Estados se benefician de este fondo a la hora de realizar sus inventarios de monumentos, llevar a cabo importante cooperación técnica o preservar el patrimonio tanto cultural como natural.

Número de monumentos con que cuentan todos aquellos países que tienen más de 10. Se puede observar cómo el balance por regiones se inclina muy favorablemente hacia occidente. Los datos están actualizados a julio de 2018. Fuente: Wikipedia

Los países con un mayor número de bienes considerados Patrimonio de la Humanidad son Italia y China, seguidos de España, Alemania, Francia, India y México. Casi un 50% se encuentra en Europa y América del Norte. Sin embargo, si se trata de países con mayor número de zonas declaradas Patrimonio Mundial en peligro —aquellos monumentos declarados patrimonio de la humanidad pero que corren un grave riesgo, ya sea por catástrofes naturales, conflictos bélicos o cualquier otro motivo—, las cifras cambian: el 40% se encuentra en la región árabe y el 30% en África

Asunto distinto es el Patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad, una lista que recoge tradiciones, prácticas sociales o formas de arte que se pasan de generación en generación. Ejemplos serían el teatro de sombras sirio, la técnica francesa para hacer perfume o el reggae jamaicano. Las prácticas categorizadas como Patrimonio inmaterial de la Humanidad superan las 500 y están en constante aumento. Esta lista se regula por otro tratado distinto, la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, que entró en vigor en 2006. Este tratado dio lugar a su vez a un Comité Intergubernamental, que escoge qué bienes son considerados Patrimonio inmaterial de la Humanidad y se encargan de gestionar los fondos relacionados con la protección de estos bienes.

En EOM explica respondemos a las preguntas que nuestros lectores nos hacen. Queremos seguir fomentando la divulgación internacional y ayudaros a comprender un poco mejor cómo funciona el mundo. Si tienes alguna pregunta sobre temas internacionales no dudes en mandárnosla a través de este formulario.

Comentarios