¿Cómo se elige una sede olímpica? - El Orden Mundial - EOM
EOM explica Política y Sociedad Mundo

¿Cómo se elige una sede olímpica?

¿Cómo se elige una sede olímpica?
Fuente: Pixabay.

Una sede olímpica es la localidad que celebra los Juegos Olímpicos, y la elige la Asamblea General del Comité Olímpico Internacional (COI). La elección es un proceso largo, codificado en la Carta Olímpica, que en 2020 pasó a hablar no de ciudad sede sino solo de sede, estableciendo que pudieran ser elegidas varias ciudades o entidades regionales o nacionales. Además, eliminó la designación de cada sede siete años antes.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

El proceso comienza en los países donde el respectivo comité olímpico nacional, a propuesta del COI o por decisión propia, selecciona una localidad de su territorio. Durante la primera etapa, de diálogo, el COI asesora a las posibles candidatas sin obligarlas a presentar propuestas formales. En la segunda, de candidatura, el Gobierno asume la propuesta de su comité nacional, con los planes de una hipotética organización, y la remite de forma oficial al COI, que se encarga de decidir.

Las Comisiones de Futura Sede hacen una primera evaluación tras viajar a las villas propuestas y elaborar informes y recomendaciones, después estudiados por la Comisión Ejecutiva, el organismo de decisión del COI. Esta acepta unas, rechaza otras y emite un segundo informe haciendo énfasis en las oportunidades, riesgos, sostenibilidad y el legado de los Juegos en cada caso posible.

En la votación, cada sede presenta su candidatura y enfrenta una ronda de preguntas. Todos los miembros del COI con derecho a votar lo hacen, salvo los del país de las ciudades candidatas, que solo votan cuando la suya queda eliminada, y el presidente del COI, que se reserva el voto de calidad. La votación se realiza en rondas eliminatorias de forma electrónica y secreta, y la sede más votada en la ronda final es la elegida.

El COI evalúa quince criterios para elegir la sede, que no aparecen enumerados en la Carta pero sí en los informes de la Comisión de Evaluación. Estos incluyen, por un lado, buenas infraestructuras generales, estar en un país con buena situación económica y política, y capacidad para desplegar los recursos que los Juegos ameritan. Además, se necesita apoyo político y popular a la candidatura, capacidad para evitar altercados, infraestructuras y sedes deportivas preexistentes aprovechables, y más de 40.000 habitaciones de hotel. El COI también exige buenas comunicaciones, buen entorno y meteorología, servicios médicos y control antidopaje, y capacidad mediática y de marketing para realizar una cobertura y publicidad masivas que proyecten una imagen fuerte a la comunidad internacional. Por último, es necesario contar con atletas nacionales que tengan experiencia en el deporte olímpico y con tradición paralímpica.

El COI es una organización financiada por el sector privado. Obtiene sus fondos de la venta de derechos de emisión (73%), del patrocinio de las catorce empresas que forman el Olympic Partner Programme (18%), de vender entradas (5%) y de conceder licencias (4%). Sus socios pertenecen al sector de la construcción y hostelero (Airbnb), son entidades bancarias (VISA) y multinacionales de la alimentación (Coca-Cola), tecnología (Samsung) y comunicación (Universal, NBC), todos ellos sectores con gran potencial de negocio en los Juegos. En ocasiones, el proceso de selección de candidaturas se ha ensombrecido por las sospechas de compra de votos, como ocurrió con Salt Lake City 2002 o Río de Janeiro 2016. Por ello, el Comité de Ética del COI fiscaliza la transparencia para asegurar que la elección sea juego limpio.

El Orden Mundial

Somos un grupo de jóvenes analistas especializados en distintas áreas de Relaciones Internacionales. Nuestro objetivo: comprender cómo funciona el mundo.

Comentarios