En el foco Geopolítica Mundo

Bienvenidos a la ciberguerra, donde David sí puede vencer a Goliat

Bienvenidos a la ciberguerra, donde David sí puede vencer a Goliat
Fuente: Unplash

La ciberguerra ha abierto un escenario geopolítico nuevo: países que se dan la mano por la mañana y se atacan por la tarde. También está equilibrando la balanza a favor de países que nunca podrían ganar una guerra tradicional, pero que se sirven de la red para atacar a oponentes más poderosos. Es difícil saber quién es el responsable de estos asaltos cibernéticos, que no dejan muertos en las calles pero cuyos números no paran de aumentar.

La llaman “ciberguerra fría”, “la nueva Guerra Mundial” o simplemente “ciberguerra”, pero el concepto es el mismo: una batalla que se está librando online y que entraña dos consecuencias distintas a la de la guerra tradicional. En primer lugar, los atacantes no son fácilmente identificables; en segundo, no hacen falta tantos recursos como en la guerra física, con lo que casi cualquier país puede hacer daño a otros.

La ciberguerra, por tanto, abre escenarios geopolíticos nuevos. Los países aliados en el terreno físico no tienen por qué serlo en el digital, con lo que sus presidentes pueden charlar amistosamente en una cumbre internacional mientras sus ciberejércitos luchan. Y esos ataques no generarán tensión política entre ellos, al menos no de manera pública. Este es un escenario en el que todos vigilan y atacan a todos, aunque nadie lo reconozca.

Los atacantes y los atacados

Se la llame como se la llame, la ciberguerra es una tendencia al alza. Privacy Affairs, un grupo privado de investigadores que analizan cuestiones de privacidad y robo de datos, lleva años recopilando información sobre ciberataques geopolíticos en todo el mundo. Sus cifras apuntan a que los ataques ...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por solo 5€ al mes