Suscripción Cultura Europa

Athletic Club, el guardián de las esencias vascas

Athletic Club, el guardián de las esencias vascas
Hinchas del club en la final de copa de 2009. Fuente: Alberto Varela

La tradicional política del club bilbaíno de integrar en la plantilla únicamente a jugadores locales ha sido objeto de polémica durante mucho tiempo. Donde unos ven una firme apuesta por la cantera otros aprecian una instrumentalización etnicista del fútbol.

A finales del siglo XIX, España se subía al tren de la industrialización, en gran medida gracias al desembarco de capital británico en el país. Zonas como Andalucía, Galicia, País Vasco o Cataluña vieron proliferar industrias y colonias inglesas, algo que motivó la llegada de costumbres ya arraigadas en el Reino Unido. Una de ellas fue el entonces conocido como foot-ball. La actual localidad onubense de Minas de Río Tinto vio nacer el primer equipo español de balompié en 1878, creado por la empresa homónima que explotaba la mina, que hoy cotiza en el FTSE 100 de la Bolsa de Londres. No obstante, sería Huelva la que vería nacer en 1889 el primer club español: el Recreativo de Huelva —originalmente, Huelva Recreation Club—. Al principio, los integrantes de las plantillas eran británicos, pero conforme se fue popularizando las filas de los equipos empezaron a engrosarlas jugadores autóctonos, que incluso crearon sus propios clubs.

El Athletic Club es otro ejemplo surgido de la influencia británica en la Península. Su actual equipación es heredera de los colores que todavía luce el Southampton. Cuando nació, en 1898, su once era británico, pero durante los primeros años del siglo XX...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por 50 € al año