En el foco Geopolítica Mundo

Los arcos dorados de McDonald’s ya no garantizan la paz mundial

Los arcos dorados de McDonald’s ya no garantizan la paz mundial
Fuente: elaboración propia.

La teoría de los arcos dorados defiende que dos países con restaurantes McDonald's no pueden entrar en guerra, porque ambos tienen economías de mercado globalizadas. Este razonamiento se ha utilizado durante veinte años como una explicación para la prevención de conflictos. No obstante, el nuevo contexto internacional, especialmente con el auge de China, pone en duda la validez de la teoría. ¿Pueden entrar en guerra dos países con McDonald's en el momento actual?

Dos países con presencia de restaurantes McDonald's nunca se han hecho la guerra entre sí. Esa es la idea fundamental de la teoría de los arcos dorados de Thomas Friedman, columnista de The New York Times. Friedman, ganador de tres premios Pulitzer, la desarrolló en dos artículos durante 1996, “Big Mac I” y “Big Mac II”, y la amplió tres años más tarde en su libro El lexus y el olivo. La idea detrás de la teoría de los arcos dorados es que las economías de mercado no se hacen la guerra entre ellas, pues están demasiado interconectadas económicamente, un argumento que ha sido igualmente alabado y criticado por su validez para explicar la prevención de conflictos. Pero ahora que China acoge la tercera red de McDonald's del mundo, por detrás de Estados Unidos y Japón, y es el principal rival de EE. UU. por la hegemonía mundial, puede que esta teoría esté a punto de ser desmentida definitivamente.

McDonald's y la prevención de conflictos

La teoría de los arcos dorados —cuyo nombre hace referencia a los dos arcos amarillos que forman la “M” del logo de la franquicia— defiende que dos Estados que tengan al menos un restaurante McDonald's nunca han entrado en guerra entre ellos, ni...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por solo 5€ al mes