En el foco Política y Sociedad

América Latina en 2021

América Latina en 2021

América Latina llega al 2021 entre incertidumbre y polarización. Tras el paréntesis de los primeros meses de 2020 debido a la pandemia, la región ha continuado con su deriva hacia más tensión política. El choque ideológico no es nuevo, pero se agrava con la amenaza de crisis económica y la quiebra de los modelos políticos tradicionales. La nueva configuración política vendrá acompañada, además, por el reposicionamiento de la política exterior estadounidense bajo la presidencia de Joe Biden.

La pandemia de coronavirus incrementó la incertidumbre en un 2020 que ya se anticipaba convulso en América Latina. No ha sido hasta el último trimestre del año cuando se ha reactivado la agenda política. El triunfo a favor de una nueva Constitución en Chile y el fin de la crisis institucional en Bolivia tras la victoria de Luis Arce en las elecciones presidenciales de octubre son los casos que han tenido más repercusión. Pero no han sido los únicos. La crisis económica se ha agravado en Argentina y la violencia sigue azotando México y Colombia, donde además la detención del expresidente Álvaro Uribe en agosto agravó la tensión política, al igual que ha ocurrido con las protestas sociales en Ecuador, Guatemala o Perú.

En el plano económico, las previsiones reviven el recuerdo de la década perdida de los ochenta, cuando las economías de la región pasaron de un crecimiento sostenido a una recesión debido a la creciente deuda pública, el déficit fiscal y la caída del precio de las materias primas. La llegada de Joe Biden a la Casa Blanca también tendrá implicaciones regionales. Frente a la política aislacionista de Donald Trump, es de prever que la nueva Administración dé un giro de timón en sus relaciones con América Latina, lo que puede afectar al ámbito político en relación con Brasil, Cuba, México o Venezuela, y al ámbito económico especialmente en Argentina.

Crece la polarización en toda la región

Si 2020 ha sido el año de la incertidumbre, 2021 será el de la tensión política. El paréntesis al que obligó la fase inicial de la pandemia ha terminado y, a pesar de que el virus sigue azotando la región, ya se ha reactivado la agenda política, con la región inmersa en una polarización generalizada. El caso más reciente es el de Guatemala, donde a finales de noviembre estallaron protestas contra la corrupción y el proyecto de presupuestos del Gobierno que acabaron en la quema de la sede del parlamento, y que todavía continúan sin ningún horizonte electoral próximo.

Esta polarización afecta incluso al proceso constituyente de Chile, el único que parece avanzar sin contratiempos. La aplastante victoria a favor de una nueva Constitución en el plebiscito del pasado octubre continuará con las elecciones a la Convención Constituyente en abril de 2021 y culminará con las elecciones presidenciales de noviembre. Antes de eso deben celebrarse en julio las primarias presidenciales, para las que suenan varios nombres: Joaquín Lavín o Evelyn Matthei, de la conservadora Unión Demócrata Independiente, partido integrante de la actual coalición de gobierno; Daniel Jadue, del Partido Comunista de Chile; o Beatriz Sánchez, del progresista Frente Amplio.

Parte de la oposición ha pedido celebrar las elecciones en abril como crítica a la gestión del presidente Sebastián Piñera, pero el adelanto no parece probable. A falta de ver cómo se configuran las alianzas electorales, lo único seguro es que Piñera no concurrirá en estas elecciones, ya que la Constitución vigente no permite la reelección consecutiva, y que la movilización popular en el proceso constituyente puede favorecer a la oposición también en las presidenciales.

En otros países la polarización se personifica en la figura de su presidente. En Argentina la gestión de la pandemia de Alberto Fernández ha agravado la crisis económica del país. Por su parte, la postura negacionista ante el coronavirus y la mala gestión de la pandemia de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en México y de Jair Bolsonaro en Brasil han afectado a su popularidad. Los aliados de Bolsonaro perdieron en las elecciones locales de noviembre. En 2021 las urnas tomarán la temperatura de la gestión de Fernández en Argentina y de AMLO en México con las elecciones legislativas de mitad de mandato en octubre y junio.

En Perú la destitución en noviembre de 2020 del presidente Martín Vizcarra por “incapacidad moral” y corrupción sumergió al país en una breve crisis institucional que fue superada con el nombramiento de un nuevo presidente que ejercerá hasta las elecciones generales de abril de 2021. El principal favorito para estos comicios es el conservador George Forsyth, seguido del centrista Julio Guzmán. 

La crisis institucional que arrastraba Bolivia desde el golpe de Estado contra Evo Morales en 2019 terminó con las elecciones presidenciales de octubre. El nuevo presidente, Luis Arce, heredero político de Morales, tendrá que lidiar con una sociedad todavía polarizada y con la amenaza de ser eclipsado por su mentor. Otros expresidentes que van a dar la batalla son el colombiano Álvaro Uribe y el ecuatoriano Rafael Correa. La figura de Uribe sigue polarizando Colombia, por lo que su detención en julio supuso un terremoto político. Uribe ha anunciado para 2021 la reconfiguración de las alianzas electorales de su partido, Centro Democrático, con el objetivo de que revalide el poder en las elecciones presidenciales del año siguiente.

Por otro lado, al expresidente Correa se le han acabado las opciones para continuar en la primera línea de la política en Ecuador. Una consulta popular que prohibió la reelección indefinida impulsada en 2018 por el actual presidente Lenín Moreno, antiguo aliado de Correa, le ha cerrado las puertas al expresidente para concurrir en futuras elecciones presidenciales. Pero Correa también ha sido recientemente condenado por corrupción, lo que le ha impedido formar tándem como candidato a vicepresidente con Andrés Arauz, candidato presidencial del correísmo en las elecciones presidenciales de febrero de 2021. Finalmente, Arauz se medirá contra el conservador Guillermo Lasso, principal favorito, mientras que Lenín Moreno no optará a la reelección tras una legislatura marcada por las protestas contra su política neoliberal.

Otras elecciones presidenciales en el calendario son las de Honduras y Nicaragua. En Honduras la oposición baraja construir un frente unitario contra el presidente Juan Orlando Hernández, al que han acusado de querer perpetuarse en el poder tras detectar irregularidades en el censo electoral. En Nicaragua el presidente Daniel Ortega aspira a revalidar su cargo en las próximas elecciones generales, que tendrán lugar en noviembre de 2021. La oposición, fragmentada, trabaja contrarreloj para articular una candidatura unitaria contra Ortega, en el cargo desde 2007.

Las elecciones legislativas en Venezuela, celebradas en diciembre de 2020, han sido una oportunidad perdida de volver al orden constitucional y reducir la tensión política en el país. Los comicios han sido boicoteados por la mayor parte de la oposición, la participación ha caído del 70% de 2015 al 30% y ha habido acusaciones de fraude electoral. La Unión Europea, que apoyó la propuesta del opositor Henrique Capriles de posponer las elecciones para garantizar un proceso limpio, no ha reconocido los resultados y ha llamado a una transición política. Nicolás Maduro ha acaparado más poder, pero sin reconocimiento internacional, y la oposición ha perdido el control de la Asamblea Nacional, el único órgano estatal que todavía conservaba y que permitió a Juan Guaidó autoproclamarse presidente encargado de Venezuela en 2019. Sin el aval institucional con el que contaba, el liderazgo de Guaidó se ve ahora más amenazado que nunca ante una oposición fragmentada, mientras el régimen de Maduro pierde aún más legitimidad.

Joe Biden y otra década perdida

Durante los últimos diez años la región no ha experimentado apenas crecimiento económico ni mejora en los indicadores socioeconómicos. El incremento de la inestabilidad política se explica en parte por este empeoramiento de las condiciones de vida, principalmente la pobreza y la desigualdad. En este contexto, el impacto económico de la pandemia ejercerá como elemento multiplicador del descontento. Las economías latinoamericanas ya han experimentado una caída generalizada de aproximadamente el 9% del PIB en 2020, mientras que el PIB per cápita caerá un 10%, según datos de la Cepal. De la mano de ese descenso, también empeorarán el desempleo, la pobreza y la desigualdad, los tres vectores de las protestas sociales.

La pandemia ha supuesto el colofón a una década perdida tras la que, previsiblemente, se iniciará una recuperación económica acelerada. Pero la recuperación de la situación previa a la crisis no llegará hasta 2023. Según las estimaciones del Banco Mundial, en 2021 el crecimiento será de 3,7% de media, pero en los años siguientes será menor, por lo que la recuperación no será tan rápida como sería deseable. El país que experimentará mayor crecimiento el año que viene será Perú, que es a su vez el que presenta mayor caída este año junto con Argentina.

En este contexto, la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca puede influir, pero no cambiará radicalmente la política de Estados Unidos hacia América Latina. De hecho, las reacciones a su victoria en la región son un ejemplo más de polarización. Bolsonaro y AMLO, que mantienen una relación de entendimiento con Trump, han visto la victoria de Biden con recelo. Sin embargo, es probable que las relaciones entre Estados Unidos y México mejoren, con la respuesta a la migración y la lucha contra el narcotráfico como ejes centrales.

Perú y Argentina son los países cuyo PIB cae más en en 2020, pero también crecerán rápidamente en 2021. Fuente: Statista

Para la oposición argentina la victoria de Biden es una oportunidad para recuperar un aliado estratégico que ponga coto a Alberto Fernández, sobre todo en relación su política hacia Venezuela y su gestión económica. Fernández se ha mostrado ambiguo con el Gobierno de Nicolás Maduro, evitando pronunciarse sobre el posible fraude de las elecciones legislativas. Por otro lado, su política económica no ha podido contener la crisis, y la confianza del mercado se ha deteriorado. El respaldo de Washington a la gestión de Fernández es fundamental para las negociaciones sobre el pago de la deuda con el FMI, que seguirán en 2021. De su resolución dependerá que Argentina sea capaz o no de hacer frente al pago de la deuda.

Más allá de las primeras reacciones, no parece que la región vaya a ser una prioridad para Biden, pero cualquier cambio en su política exterior afectará a América Latina. Además de la cuestión migratoria y la lucha contra el narcotráfico, Biden podría cambiar la postura estadounidense respecto de Venezuela y Cuba. La isla espera el nuevo presidente retire las sanciones impuestas por Trump y retome el acercamiento de la era Obama. Como elemento añadido, el estado de las relaciones comerciales entre Estados Unidos y China afectará al equilibrio de la región, que cada vez despierta más interés del gigante asiático.

¿Cambio o continuidad?

Aunque las cartas del panorama político y económico de 2021 están sobre la mesa, la polarización incrementa el riesgo de giros en los acontecimientos políticos del año que viene. La incertidumbre no tiene comparación con la provocada por la pandemia, pero al igual que la destitución de Vizcarra en Perú o el estallido social en Guatemala han resultado imprevisibles, Luis Arce, Alberto Fernández o AMLO pueden encontrarse con contratiempos en sus respectivos países. Además, 2021 será un año muy intenso a nivel electoral con presidenciales en cinco países, legislativas intermedias en otros dos y municipales.

Las elecciones constituyentes y las presidenciales marcarán el año político en Chile, que puede que para finales de 2021 ya haya nueva Constitución. Por el contrario, es probable que el descontento social continúe en Ecuador, Honduras y Perú tras sus elecciones presidenciales. La polarización también pondrá a prueba el apoyo de los presidentes de las principales potencias regionales: Argentina, Brasil y México, y podría agravar la crisis política de Venezuela.